La independencia de Centroamérica

Artículo 1 del Acta de Independencia “1º Que siendo la independencia del gobierno Español, la voluntad general del pueblo de Guatemala, y sin perjuicio de lo que determine sobre el Congreso que debe formarse, el Señor Jefe Político la mande a publicar para prevenir las consecuencias que serían temibles en el caso que la proclamase […]

Artículo 1 del Acta de Independencia

“1º Que siendo la independencia del gobierno Español, la voluntad general del pueblo de Guatemala, y sin perjuicio de lo que determine sobre el Congreso que debe formarse, el Señor Jefe Político la mande a publicar para prevenir las consecuencias que serían temibles en el caso que la proclamase el mismo pueblo”.

 

La independencia de Centroamérica

 

Acto I. A puertas cerradas

En una sala de reuniones del edificio del Ayuntamiento de la ciudad de la Nueva Guatemala de la Asunción, la capital del Reino de Guatemala, hay hombres discutiendo por momentos de forma acalorada. El motivo es decidir la separación formal del Imperio español y tomar las riendas del destino político de los territorios que forman la América Central.

 

Ellos conforman el estrato más pequeño y poderoso de la sociedad guatemalteca (del Reino). Hombres letrados, burócratas, clérigos, comerciantes/contrabandistas y militares, entre otros. Están decidiendo que hacer en un momento de crisis. Hay una minoría que tiene aspiraciones políticas ilustradas, algunos por mantener el orden que han conocido desde niños y otros apuestan por decisiones prácticas.

 

No son las decisiones a tomar lo que está en juego, sino más bien la aprobación de un programa que ya ha sido planificado y redactado. La mano de Cecilio del Valle ha sido la encargada de dar forma a un programa de independencia, aunque ello no es de su agrado. Las palabras fueron ideadas por Mariano Aycinena, el hombre más rico del Reino. Quizás fue en los salones de su casa en el centro mismo de la Ciudad, el corazón mismo del poder, que se impuso un programa a seguir. Ese no es un detalle pequeño.  Es el mayor comerciante, al mismo tiempo que contrabandista. Cualquier acción violenta atentaría contra su estabilidad.

 

Acto II. En llamas

¿Por qué quería imponer un programa? ¿Por qué temía a la violencia?

Estamos en 1821, en este punto, una buena parte del antiguo Imperio Español está ardiendo en llamas. Desde California hasta el Río de la Plata, los criollos rebeldes y las huestes afrodescendientes, pueblos originarios y mestizos, se han rebelado contra la Corona española. En el Reino, decenas de vejámenes han tomado cuerpo entre las patrióticas poblaciones mayas de Los Altos, así como las criollas, las mestizas y las mulatas de San Salvador, Tegucigalpa, León y Granada. Pero es entre las mismas élites de las provincias del Reino que la inquietud cobra más fuerza. Cada ciudad del Reino aspira a ser una nación. Los criollos tienen en mente construir naciones acorde a sus ideas y sentimientos regionales. Cada grupo aspira a ser libre para seguir su propio destino y el principal obstáculo para ello es la élite de ciudad de Guatemala.

 

Por ese motivo, Mariano Aycinena ha decidido llevar adelante un Plan Pacífico. Primero será necesario que se firme un acta donde se consigne la independencia del Reino de España para que luego dé forma a instituciones que reglamenten el nuevo orden. También debe quedar por escrito la convocatoria para crear un senado.

 

El plan privado de esta independencia, tomará otro rumbo. En México, que está a punto de independizarse, se consigna un programa de “cambio, para que nada cambie”. El Plan Trigarante mantendrá los privilegios económicos, políticos y religiosos en la independencia que se avecina. El Acta de Independencia guatemalteco-centroamericana tendrá como modelo este programa. Pero aunque no todos están de acuerdo con esta, la proximidad del ejército de Agustín de Iturbide, futuro emperador del independiente Imperio mexicano, en la cercana Oaxaca, aceleraría el curso de los acontecimientos.

 

Acto III. Otra forma de convencer

Afuera del edificio del Cabildo hay una multitud que, con la promesa de una paga, ha accedido a ejercer presión para intimidar a los rivales del plan de Aycinena. Sin embargo, son puestos a prueba cuando el arzobispo Casaus y Torres sale indignadísimo del edificio. Por esta razón, rápidamente es insultado y jaloneado. Se hace necesario traer música y cohetes para atraer e interesar a la gente en los acontecimientos.

 

Luego de discutir por varias horas, el Acta es finalmente aprobada con las firmas de los presentes. Los factores determinantes para su aprobación serán que Chiapas ya se había unido al Imperio mexicano y a la presencia de las tropas de Iturbide. A partir de este momento ya no hay reino, sino que pasa a ser una república. Pero no es fácil mantener un orden, pues firmar un papel no asegurará la paz por mucho tiempo. Quedará consignado para la historia el primer artículo de la Independencia de Guatemala y por lo tanto, de Centroamérica. Afuera del edificio se habrá celebrado con algarabía y gritos sinceros. Pero tal alegría será prontamente esfumada por las lluvias que dejarán la plaza central húmeda, fría y vacía.

 

Acto IV. El derribo del Rey

No será sino hasta unos días más tarde que de nuevo los rostros morenos, chatos, fuertes y sagaces volverán a la plaza. La tarea será, en esta ocasión, poner fin a una era. En el centro de la plaza hay una fuente con la escultura de bronce del rey Carlos III, el cual le da su nombre. Con lazos, sujetan la metálica escultura. Entre todos juntan sus fuerzas y la hacen caer al suelo. Carlos III ha sido derrocado de su trono fontanero. La gente de las calles ha dejado en claro que, en Guatemala, e incluso Centroamérica, nunca jamás volverá a existir un rey. La República es, ahora, otra historia que es necesario relatar.

 

Concepto clave: patriotismo criollo

 

Así como las personas cambian con el tiempo, también lo hacen las ideas. Este es el caso del patriotismo. En los tiempos de las independencias no existía una sola versión de patria. Por el contrario había muchas. La “patria chica” podía ser el medio inmediato y conocido por los individuos, fueran estos “criollos”, “castas”, “indios” o “negros”. Eran los lugares donde construían sus identidades y de donde procedía su historia. De estas una buscó imponerse al resto: el “patriotismo criollo guatemalteco”. Este había sido construido por los criollos que habían generado un sentimiento de identidad muy arraigado. La evocación del paisaje, de la naturaleza, de un pasado mítico fueron algunos de sus elementos, así como la diferenciación social y la discriminación. Entre sus exponentes están Rafael Landívar y Francisco de Antonio Fuentes y Guzmán.

 

Tal ideología será reproducida por medio de mecanismos institucionales y del poder. Existieron otros “patriotismos criollos” construidos regionalmente que compitieron  entre sí. Por ello, cada ciudad tuvo una rival semejante: León y Granada; San Pedro Sula y Tegucigalpa; y Quetzaltenango y Totonicapán, entre otros. Pero todos tendrían un común denominador, la lucha contra Guatemala, pues la élite guatemalteca siempre buscó imponerse al resto. Eso le trajo muchos problemas y rivalidades con las demás élites. Es con la independencia y los primeros años de vida republicana que estas rivalidades llegarán a enfrentarse por las armas.

 

 

Para el docente

A continuación, puede crear una mesa de diálogo sobre las siguientes preguntas:

 

  • ¿Qué significa “independencia”?
  • ¿Cuál era el contexto histórico de la Declaración de Independencia?
  • ¿Quiénes estuvieron involucrados en su elaboración?
  • ¿Cuál crees que fue la razón por la que se optó por una “independencia pacífica”?
  • ¿Qué es el patriotismo criollo?

 

 

Narre a sus estudiantes estos acontecimientos de forma vivencial para motivarlos.

 

HH-HH-4-TIRO-INDEPENDENCIA-copy HH-HH-4-RETIRO-INDEPENDENCIA-cambio-copy-copy

HH-HH-4-TIRO-INDEPENDENCIA-copy

Comentarios: