La Patria imprudente

5b38f048-78ec-4381-89f1-4ac48cfd2341_879_586

Me dueles, patria, en no sé qué pliegue del alma.   Ay, niña, niña pavorida que aun violento castigo huye, cómo va a esconderse en los ojos, si del peligro enamorada.   Quiere tormentas y delirios y en su terror curiosa mareas de caliente sangre siente que por sus flancos suben.   Gritad conmigo y […]

Me dueles, patria, en no sé qué

pliegue del alma.

 

Ay, niña, niña pavorida

que aun violento castigo huye,

cómo va a esconderse en los ojos,

si del peligro enamorada.

 

Quiere tormentas y delirios

y en su terror curiosa

mareas de caliente sangre

siente que por sus flancos suben.

 

Gritad conmigo y avisadle

que caballos huracanados

fieros hacia su pecho vienen,

a gritos destrozad la noche

conmigo para que despierte.

 

Patria, me dueles en no sé qué

pliegue del alma.

 

Yo quisiera cantarte viento

de maizales en flor que amas,

yo quisiera cantarte viento

que nubes en tus lagos riza,

pero me dueles en el alma

por tesonera en agraviarte,

por imprudente y pavorida.

 

Conmigo gritad en su noche,

que despierte y al amor se alce,

que el rayo de muerte desprecie,

que vuelva a sus manos la rosa

y a los hombres devuelva el canto.

 

No te pierdas, patria, en la noche

cuando la luz te llama,

cuanto te ama la luz!

 

-César Brañas

Comentarios: