Revolución del 20 de octubre de 1944

Al finalizar la segunda guerra mundial, los guatemaltecos iniciaron una serie de peticiones, huelgas, manifestaciones públicas y otras actividades políticas para solicitar la renuncia del presidente Jorge Ubico, quién comenzó una represión sangrienta.

Los movimientos populares organizados por estudiantes, obreros y maestros iniciaron en las calles. Ese mes fueron suspendidas las garantías constitucionales del pueblo, pero los disturbios callejeros se fortalecieron.

El 25 de junio salió una manifestación de maestras en el centro de la ciudad que fue disuelta a golpes y disparos dando como resultado la muerte de la maestra de educación primaria María Chinchilla. Esta víctima se constituyó la bandera de las manifestaciones que siguieron presentándose cada vez con menos temor, exigiendo la renuncia de Ubico. Los comerciantes cerraron sus puertas aun contra la presión del gobierno para abrirlas.

La presión aumentó logrando que el 30 de junio Ubico entregara el mandato a sus tres jefes militares: Federico Ponce Vaides, Buenaventura Pineda y Guillermo Villagrán Ariza.

El triunvirato de generales dirigido por Ponce Vaides siguió actuando igual que su antecesor, eso consiguió que el pueblo siguiera su esfuerzo por democratizar al país. La persecución de políticos continuó provocando que muchos salieran al exilio y, aunque el gobierno organizó una manifestación de indígenas que lo apoyaban, la situación empeoró. El levantamiento de un cuartel de la capital era un secreto a voces.

La muerte del periodista Alejandro Córdova colmó la paciencia de los guatemaltecos que exigían cambios. Pero aún peor, hubo un atentado contra el Congreso de la República en el que se expulsó con prepotencia a los diputados.

La madrugada del 20 de octubre de 1944 se dio un levantamiento armado de la Guardia de Honor que derrocó al gobierno de facto. Esta revolución cívico-militar fue comandada por los militares Francisco Javier Arana, Jacobo Árbenz Guzmán y el civil Jorge Toriello Garrido. Dejó muertos y heridos por ambos bandos. El general Ponce Vaidez viajó exilado a México.

Esta revolución trajo cambios positivos para Guatemala, en ella se derrumbó al último general de la era liberal de la patria.

Fuente: Los presidentes de Guatemala, Héctor Gaitán, Ediciones Artemis Edinter, Personajes históricos de Guatemala, José Antonio Móbil, Serviprensa, S.A.

TARJETAS REVOLUCION-04

Comentarios: