Tercer y cuarto viaje de Cristóbal Colón

Reseña y láminas para descargar el tercer y cuarto viaje que realizó Cristóbal Colón en su descubrimiento de América.

Tercer viaje de Cristóbal Colón

Llegó a la isla que llamó Trinidad (hoy Trinidad y Tobago) luego viajó un poco más y llegó a la desembocadura del río Orinoco. Allí llegaron muchos nativos a invitarlos a descender de sus barcos, sin embargo, lo único que llamó la atención de Colón fue que tenían oro como adorno en collares y otros accesorios, siempre trataba de averiguar de dónde lo obtenían.

Colón navegó por el golfo de Paria (Venezuela), la Boca del Dragón y la isla Margarita, y se convenció por fin que estaba frente a tierra firme. Colon pensaba que llegaba a un continente no diferente de Asia, pensaba que estaba llegando a un extremo de ella. Lo asemejaba al paraíso terrenal. Fue en este lugar que descubrió las perlas, algo que también enriqueció a la Corona española.

Colón regresó a La Española, pero solo encontró rebeliones y problemas tanto entre los españoles como entre los españoles y los nativos a quienes les habían impuesto un tributo en algodón. Solicitó a los reyes, el envío de un juez para solucionar los conflictos, sin embargo, fue enviado Francisco Bobadilla como juez y gobernador de la isla. Él se excedió en sus funciones, arrestó a Colón y a su hermano, los trató como reos y les hizo poner grilletes hasta que retornaron al puerto de Cádiz.

Cuarto viaje de Cristóbal Colón

Los reyes le pidieron a Colón que realizara este viaje, dado que los portugueses ya estaban empezando a realizar expediciones por oriente. Zarpó del puerto de Cádiz el 9 de mayo de 1502 con cuatro barcos y ciento cuarenta hombres, acompañado de su hermano Bartolomé y su hijo Hernando. Tardó solo dieciséis días en llegar a las Antillas. Aún ante la negativa de desembarcar en La Española, decidió pasar allí a refugiarse de un huracán, Francisco Bobadilla no hizo caso y decidió regresar a España, hundiéndose con un fuerte cargamento de oro, veinticuatro barcos y quinientos hombres que lo acompañaban. A Colón, esos días de tormenta lo llevaron a bordear las costas de Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá en busca de un paso que lo llevara a China. Frente a Honduras encontró una canoa larga probablemente de los aborígenes de la región que mantenían comercio con otros pueblos.

Desembarcó en Honduras el 14 de agosto de 1502 y tomó posesión de aquella tierra. Los recibieron indígenas de la región. Las tormentas los alcanzaron nuevamente haciéndolos navegar despacio. El 14 de septiembre llegó al cabo que nombró Gracias a Dios porque le ayudó a librarse del peligro de las tormentas. Dos días más tarde, en las costas de Guatemala, la desembocadura de un río provocó que una de las naves se hundiera con sus tripulantes.

Descubrió que los nativos de la región eran los más desarrollados que había encontrado hasta ahora. Luego, quiso establecerse en Panamá, pero los nativos no lo permitieron y los españoles tuvieron que huir. Buscando obtener todo el oro posible, los despojó de cuanto adorno tenían.

Las naves estaban muy dañadas, se encontraron con motines de los mismos españoles y ataques de los nativos, pues, aunque era gente tranquila, el trato de los españoles los llevaba a su límite. Estuvieron vagando por el caribe refugiándose de los peligros y tratando de sobrevivir. Logró regresar a La Española y alquiló una nave que lo llevó a duras penas a Sanlúcar de Barrameda el 7 de noviembre de 1504


Fuente: Breve Historia de Cristóbal Colón, Juan Ramón Gómez Gómez, Ediciones Nowtilus, S.L.

segundo-tercer-viaje-cristobal-colon

Comentarios: