Ciclo de vida de una estrella

Las estrellas, igual que las distintas formas de vida presentes en el planeta Tierra, sufren de un proceso que comienza en su formación y termina con la muerte, aunque este sucede un poco distinto al ciclo de vida del ser humano pudiendo tomar distintos caminos y formas según su masa original.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

Las estrellas, igual que las distintas formas de vida presentes en el planeta Tierra, sufren de un  proceso que comienza en su formación y termina con la muerte, aunque este sucede un poco distinto al ciclo de vida del ser humano pudiendo tomar distintos caminos y formas según su masa original.

Una estrella nace en una nebulosa como resultado de la unión de gases y polvo estelar, y crece su tamaño dependiendo de la cantidad de material reunido en su inicio y su temperatura general; finalizando su vida cuando se apaga y enfría o convirtiéndose en otro tipo de estrella.

 

Una estrella promedio como nuestro Sol se convierte en una “Enana Blanca”.

Foto: NASA

Este tipo de estrellacomienza a expulsar sus capas externas hasta que el núcleo se encuentra expuesto, un núcleo del tamaño de la tierra aproximadamente. Estas estrellas toman un proceso de unos 50 mil millones de años para madurar antes de iniciar este proceso.

Las Enanas Blancas son débiles, pequeñas y no poseen una fuente de producción de energía perdiéndose en el olvido mientras se enfrían de manera periódica.

 

Una Enana Blanca formada en un sistema donde existen diversas estrellas puede experimentar un proceso extra antes de extinguirse por completo convirtiéndose en una “Nova”.

Foto: NASA

Nova significa “nueva” en latín ya que se consideraba que esta era una estrella naciente, aunque luego se descubrió que esta en realidad era una Enana Blanca, una estrella que ya había pasado por su madurez y estaba comenzando a morir cuando, debido a su cercanía con otra estrella, comienza a atraer parte del hidrógeno de la otra estrella formando una capa superior que estalla causando que se ilumine por periodos de tiempo mientras expulsa el material restante de su formación original.

 

Si esta Nova crece mucho puede llegar a colapsar causando que se de una explosión y se convierta en una “Supernova”.

Foto: NASA

Una estrella, cuya masa original era 8 veces el tamaño de nuestro Sol, muere en una gran explosión llamada Supernova. Esta estrella explota por completo cuando el núcleo, que ahora es de hierro, colapsa y luego explota. Este proceso de explosión dura días o semanas brillando más que galaxias enteras pero sucede aproximadamente una vez cada 100 años en nuestra galaxia.

 

Si la estrella original poseía menos masa, entre 1.4 y 3 veces la masa de nuestro Sol, al colapsar los electrones y protones de su interior forman neutrones creando una “Estrella de Neutrones”.

Foto: NASA

Estas estrellas tienen una fuerza gravitacional y magnética mucho más elevada que una estrella normal, por lo que si se encuentra en un sistema de múltiples estrellas comienza a consumir el gas de las estrellas de su alrededor aumentando el poder de sus partículas atómicas.

 

Si la estrella original poseía más masa que 3 veces el tamaño de nuestro Sol al colapsar se convierte en algo llamado un “Hoyo negro”, que es un objeto con densidad infinita que tiene demasiada gravedad atrayendo todo lo que se encuentra a su alrededor evitando que escape de su proximidad, incluida la luz.

Foto: NASA

Finalmente se puede mencionar que los restos de una Nova y Supernova eventualmente pueden combinarse con más gas y polvo interestelar y generar nuevas estrellas comenzando nuevamente el ciclo de vida.