Comunismo ruso

El Gobierno Provisional, establecido luego de la caída de los Romanov, al mando de Alexander Kerensky buscaba crear una sociedad más justa con programas de derechos como la libertad de habla, igualdad de ley y el derecho de creación de uniones sindicales para hacer protestas pacíficas.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

El Gobierno Provisional, establecido luego de la caída de los Romanov, al mando de Alexander Kerensky buscaba crear una sociedad más justa con programas de derechos como la libertad de habla, igualdad de ley y el derecho de creación de uniones sindicales para hacer protestas pacíficas. 

 

A pesar de que este nuevo gobierno tenía fundamentos prometedores, estos no fueron manejados correctamente y los problemas de alimentos continuaron, haciendo que el desagrado generalizado de los campesinos creciera y eventualmente se convirtiera en una segunda revolución conocida como la Revolución de Octubre que terminaría por cambiar el mundo con un nuevo sistema de gobierno. 

El 6 y 7 de noviembre de 1917 (24 y 25 de octubre según el calendario Juliano utilizado en Rusia en ese tiempo) se dió un levantamiento nunca antes visto liderado por los revolucionarios izquierdistas y el grupo conocido como Bolcheviques bajo el mando de Vladimir Lenin. 

Foto: Shutterstock

 

Los Bolcheviques buscaban imponer un nuevo sistema político conocido como “El Comunismo” en Rusia, que hasta el momento era solo una idea creada por Karl Marx en donde se daba una sociedad creada con bases igualitarias donde los bienes se repartían de forma equitativa entre todos los miembros; aunque esta forma de gobierno ha traído conflictos graves a todos los países que lo han intentado desde ese entonces. 

Foto: Shutterstock

 

Lenin y su ejército prometieron diversidad de cosas a la población rusa, y bajo el slogan “paz, pan y tierra” lograron ganar popularidad entre la población e imponer un mandato comunista en Rusia que perduraría hasta 1991. 

 

 

Luego de enfrentamientos entre los dos ejércitos conocidos como el ejército rojo, que apoyaba al gobierno Bolchevique, y el ejército blanco, que era un grupo de fuerzas aliadas que incluían quienes apoyaban a la monarquía, al capitalismo y al socialismo democrático, se declaró en 1923 la victoria de Lenin estableciendo lo que ahora se conoce como Unión Soviética o Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) que causó muchas divisiones mundiales hasta su fin en 1991.