Urano

El séptimo planeta del Sistema Solar y el tercero más grande es conocido como el Gigante de hielo fue el primer planeta descubierto con la ayuda de un telescopio en 1781 por el astrónomo William Herschel.

8-10

AÑOS
Por Gabriela Achury

El séptimo planeta del Sistema Solar y el tercero más grande es conocido como el Gigante de hielo fue el primer planeta descubierto con la ayuda de un telescopio en 1781 por el astrónomo William Herschel.

 

Tiene un radio de 25,362 kilómetros siendo 4 veces más ancho que la tierra. Este planeta rota y órbita alrededor del Sol a un ángulo de casi 90 grados, pareciendo que girara sobre su costado como una pelota posiblemente por la colisión con un objeto del tamaño de la Tierra hace miles de años, lo que causa que tenga las estaciones más extremas del Sistema Solar.  Este es el único otro planeta, a parte de Venus, que gira en dirección opuesta a la mayoría de planetas y en cuanto a los tiempos que tarda en rotar se define que día en Urano es equivalente a 17 horas terrestres y debido a la distancia a la que se encuentra del sol le toma 84 años terrestres poder completar su órbita alrededor del Sol.

Este planeta tiene dos juegos anillos generalmente finos, siendo los anillos internos 9 delgados y más oscuros y los exteriores únicamente 2 brillantes y coloridos. En orden de distancia partiendo del planeta al exterior son llamados Zeta, 6, 5, 4, Alpha, Beta, Eta, Gamma, Delta, Lambda, Epsilon, Nu y Mu.

El Gigante de hielo se compone de un núcleo pequeño, rocoso y metálico cubierto por capas intermedias que se cree están hechas de agua, metano y amoníaco helados, siendo el metano el que le da el color azul característico del planeta. Tiene una atmósfera que está compuesta en un 83% de hidrógeno, 15% de helio y 2% de metano con vientos de hasta 600 kilómetros por hora y con temperaturas en las nubes de hasta -220 °C.

Urano cuenta con 27 lunas conocidas nombradas de forma especial según los personajes de las obras de William Shakespeare y Alexander Pope. Sus lunas se dividen en internas que parecen ser mitad acuosas mitad rocosas y las exteriores de las que se desconoce su composición pero se consideran asteroides.