El agua

El agua es un elemento natural vital para la supervivencia del ser humano ya que si no hay agua no hay vida, esta es consumida o utilizada para cosechar, y es el compuesto más abundante tanto en plantas y animales como seres humanos.

6-8

AÑOS
Por Gaby Castro y Gabriela Achury

 

Es curioso que nuestro planeta se llame tierra, ya que ¾ partes de él están formadas por agua.

 

El agua (H20) es un elemento clave para la supervivencia de todas las especies, no solo el ser humano. Si no hay agua no hay vida.

Esta es consumida o utilizada para cosechar, y es el compuesto más abundante tanto en plantas y animales como en seres humanos ¡somos 60% agua!.

 

Debido a que el ser humano, los animales y las plantas necesitan de agua para sobrevivir, se pueden identificar 3 fuentes principales de abastecimiento en la tierra:

 

Aguas meteóricas: Provienen de la atmósfera como lluvia, rocío, sereno o neblina.

Aguas superficiales: Es toda el agua encontrada en ríos, lagos, lagunas y presas.

Aguas subterráneas: Agua filtrada en el terreno que sale a la superficie en manantiales. El ser humano utiliza pozos para acceder a ella.

 

En términos científico, el agua es la combinación de oxígeno e hidrógeno convertida en líquido y se caracteriza por no tener olor ni color. Es capaz de disolver sustancias, solidificarse, evaporarse o encontrarse en su estado natural en la lluvia, ríos y mares.

 

El agua tiene un ciclo sin fin mediante el cual se mantiene en constante movimiento y cambia de un estado al otro.

 

Los tres estados principales son:

Foto: Pixabay

Líquido

Es el más común. Abunda en los océanos más que en ningún otro lugar, y es el hábitat de millones de especies de todo tipo. En ese caso, tiene altas concentraciones de sal y no es posible que el ser humano la consuma. También tiene tonos azulados que se oscurecen a medida que la profundidad del suelo marino aumenta.

También se puede encontrar como “agua dulce”, que es la que encontramos en ríos, lagos y lagunas. Es la utilizada por seres humanos y animales para su consumo y supervivencia.

 

Sólido 

El agua se convierte a su estado sólido mediante un proceso de congelamiento y puede encontrarse en diversas representaciones en el mundo:

  • Hielo –  cristal de agua generalmente dulce que puede ser incoloro (sin color), blanco debido a impurezas o aire, o con tonalidades azules debido a la forma en la que se refleja la luz.
  • Nieve – también es hielo pero con cristales más pequeños formados a partir de gotas de tamaño microscópico de agua que son congeladas en las nubes. Estos cristales, al juntarse con otros caen formando una capa semisólida sobre superficies terrestres.
  • Escarcha – otra forma de hielo formada por cristales expuestos a temperaturas muy bajas que se juntan con otros cristales formando patrones sobre superficies creando capas de hielo muy fino.
Foto: Pixabay
Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

 

 

 

 

 

Gaseoso

Las moléculas de agua se evaporan formando vapores y gases.

Estos vapores de agua son incoloros pero cuando se concentran en grandes cantidades pueden observarse como humo blanco.

Cuando las moléculas evaporadas ascienden, los vapores comienzan a enfriarse creando gotas que al estar suspendidas en el aire forman nubes que reflejan la luz y eventualmente regresan a su estado líquido en forma de gotas.

Foto: Pixabay

 

El agua debe ser considerada un elemento muy importante y brindarle el cuidado debido para evitar malgastar este recurso que, aunque parezca abundante, es finito, esto quiere decir que puede llegar a acabarse.

 

 

 

La Organización de las Naciones Unidas, en 1993, determinó que cada 22 de marzo se debe celebrar el “Día Mundial del Agua”. El objetivo de esto es crear consciencia sobre la importancia del agua dulce y el cuidado que esta merece para nuestra supervivencia.

A pesar de encontrar el agua en casi cada lugar de la tierra, aún existen más de 2,200 millones de personas que viven sin acceso a agua potable, lo cual es considerado una crisis mundial y un elemento clave en la pobreza, el poco crecimiento económico y la poca sostenibilidad ambiental.