Los egipcios

La civilización egipcia es muy conocida por sus famosas pirámides, sus momias y sus faraones aunque es mucho más que esto; fue una civilización que se desarrolló de gran manera por más de 3,000 años dejando un impacto grande en las sociedades actuales mediante la evolución cultural que lograron.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

La civilización egipcia es muy conocida por sus famosas pirámides, sus momias y sus faraones aunque es mucho más que esto; fue una civilización que se desarrolló de gran manera por más de 3,000 años dejando un impacto grande en las sociedades actuales mediante la evolución cultural que lograron.

En el momento cúspide de su civilización, esta logró una expansión territorial que iba de lo que hoy es Siria a Sudán, aunque en un inicio esta estaba compuesta de pequeñas Ciudades – Estado que poblaban los alrededores del Río Nilo: Heliópolis, Menfis, Abidos, Tebas y Nejen divididas en dos regiones cuyo nombre provenía del flujo del Nilo.

Foto: Shutterstock

Alrededor del año 3,100 a.c se formó lo que hoy se conoce como el territorio Egipcio al unificar las dos regiones.

La civilización egipcia se divide en 3 grandes periodos de prosperidad (Imperio Antiguo, Imperio Medio e Imperio Nuevo) y 2 pequeños períodos intermedios con alta inestabilidad (Primer Periodo Intermedio y Segundo Periodo Intermedio) durante los cuales el pueblo estuvo guiado por aproximadamente 300 Faraones. Los Faraones, como son conocidos ahora, eran los protectores del pueblo Egipcio, aunque no siempre fueran egipcios; servían como vínculo entre las divinidades y la humanidad e imponían un gobierno monárquico, absolutista y teocrático.

Los Faraones contaban con un grupo de personas cercanas que aseguraban su reinado y control de los egipcios; el Escriba Real que calculaba los ingresos agrícolas e inspeccionaba las industrias y el comercio, el Gran Visir que controlaba los nomos (provincias), el Jefe del Sello del Estado que vigilaba los ingresos fiscales y gastos del Estado y el Gran Sacerdote que manejaba el culto y presentaba al Faraón como descendiente de los dioses.

Foto: Shutterstock

Los egipcios tenían fuertes creencias respecto a la vida después de la muerte, a causa de esto consideraban que luego de la muerte de un Faraón, este se convertía en un dios y había que prepararlos para su viaje al más allá. Debido a estas creencias se comenzaron a crear tumbas muy elaboradas que contenían todas las riquezas que se poseían y los objetos que se creía podían necesitar, conocidas ahora como las Grandes Pirámides de Giza y los Mausoleos Subterráneos del Valle de los Reyes. De igual manera la preparación de este viaje al más allá implicaba momificar el cuerpo, esto significa pasar el cadáver del Faraón por un proceso de embalsamado en el que se extraían los órganos, se colocaban en frascos con líquido especial y se envolvía el cuerpo en lino para luego colocarlo dentro de un sarcófago en la cámara principal de la pirámide.

Foto: Pixabay

Entre los aportes que hicieron grande a esta civilización podemos destacar la matemática y la ingeniería, siendo muy innovadores en matemáticas, en especial, en términos de medidas con la invención de la medida a la que llamaban “codo”. Esta nueva medida fue utilizada para diseñar estructuras como la Gran Pirámide.

De igual manera lograron medir el tiempo a través de la combinación de la matemática y la astronomía, logrando establecer un día de 24 horas y un calendario solar con 365 días al año.

Finalmente entre sus descubrimientos encontramos la medida e inspección de la tierra cercana al Nilo, permitiendo la construcción de presas, canales y sistemas de irrigación como acciones de ingeniería civil que permitieron el desarrollo de la ganadería y agricultura.