Los romanos

La civilización o imperio romano inició como una pequeña villa en el centro de Italia cerca del río Tiber en el año 753 a.c y llegó a expandirse desde el Atlántico Norte al Golfo Pérsico en los siglos siguientes, siendo un ejemplo político, militar y cultural que ayudaría a formar lo que hoy se conoce como civilización occidental.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

La civilización o imperio romano inició como una pequeña villa en el centro de Italia cerca del río Tiber en el año 753 a.c y llegó a expandirse desde el Atlántico Norte al Golfo Pérsico en los siglos siguientes, siendo un ejemplo político, militar y cultural que ayudaría a formar lo que hoy se conoce como civilización occidental.

Foto: Shutterstock

 

La historia del inicio de Roma es una leyenda antigua que menciona a dos gemelos, Rómulo y Remo, que son abandonados por su padre y posteriormente amamantados por una loba. Estos hermanos crecen y fundan Roma aunque una disputa entre ellos causa que Rómulo asesine a su hermano y se proclama como el rey.

La historia de la antigua Roma se puede dividir en tres periodos principales:

 

Monarquía

Desde el año 753 a.c al 510 a.c.. Es el período de los reyes romanos y etruscos (civilización previa presente en italia) que permitía designar a los reyes con otros medios sin tomar en cuenta la sucesión hereditaria. Fue un periodo monárquico donde reinaron 7 reyes comenzando con Rómulo y finalizando con Lucius Tarquinius Superbus.

República

Del año 509 a.c al 29 a.c. Es un período de luchas, conquistas y sobre todo de cambio de poderes en el estado pasando a ser una república en donde se elegía dos veces al año al representante del estado llamado en un inicio Preators para luego pasar a ser Cónsules, uno de los más famosos el conocido general y dictador Julio César.

Foto: Shutterstock

Imperio

Del año 27 a.c al 476 d.c. Posterior a la muerte de Julio César y Marco Antonio, Octavio, sobrino de Julio César, se establece como primer Emperador estableciendo un periodo de paz.

Un aspecto que ayudó en gran nivel a la expansión del Imperio romano fue la importancia dada a su fuerza militar desde el periodo Monárquico cuando apenas era una villa. La expansión y conquista gradual de los romanos sobre los pueblos cercanos la llevó a dominar la Península Itálica y eventualmente el Mar Mediterráneo terminando con las civilizaciones Egipcia, Griega.