Leyenda de la Siguanaba

La leyenda de La Siguanaba, es muy popular en Guatemala ya que la historia de la mujer ocultando el rostro con su cabello, ha sido narrada por generaciones.

6-8

AÑOS
Por Redacción Educativa

 

La Siguanaba es otro personaje famoso de las leyendas de Guatemala. Durante generaciones se ha narrado sobre esta mujer de hermosa figura que termina provocando pesadillas.

 

Su historia se remonta a la época colonial, aunque se le conocía con otro  nombre: “sihuehuet”, que significa mujer hermosa. Se dice que ella tenía un romance con un dios llamado Tlaloc, con quien tuvo un hijo.

Sihuehuet nunca expresó amor por su pequeño y siempre fue mala madre, por lo que el dios se enojó y la maldijo con el nombre de Siguanaba, que significa lo contrario: mujer horrible. ¡Pero no solamente fue el nombre! También la condenó a tener un rostro horrendo y vagar por las calles.

 

Desde ese día, las personas cuentan que se aparece en las colonias, viste un vestido transparente de color blanco y acostumbra bañarse en piletas, tanques de agua o ríos mientras peina su cabellera negra con un peine de oro.

 

Su fin es llamar la atención de los hombres, en especial de los infieles para perseguirlos y atormentarnos. La Siguanaba muestra su hermosa figura y cubre su rostro con un velo blanco para así despertar la curiosidad y atraerlos.

Cuando están suficientemente cerca, quita el velo y deja al descubierto su horrible rostro con apariencia de caballo, con ojos rojos y piel sumamente arrugada y verde. Sus uñas crecen y suelta una carcajada tenebrosa. Al abrir su hocico, suelta un olor nauseabundo y es ahí donde roba el alma de su víctima.

 

El consejo de los hombres que la han visto, es portar un crucifijo o una medalla y al sentir su presencia, morder el objeto y encomendarse a Dios.

Eso si, ¡nada te salvará  susto que te lleves si la llegas a encontrar!.