Ixil – Maya

Históricamente se dice que este pueblo habitó una región llamada Ilom, pero emigró a un cerro ahora conocido como Vi’ Va’txil o Ju’il, en Quiché.

8-10

AÑOS
Por Gabriela Achury

Históricamente se dice que este pueblo habitó una región llamada Ilom, pero emigró a un cerro ahora conocido como Vi’ Va’txil o Ju’il, en Quiché buscando mejores tierras, aunque debieron migrar por posibles epidemias dividiéndose y dirigiéndose a 3 puntos distintos que ahora son Nebaj, Cotzal y Chajul.

Con la conquista española en el siglo XVl y las nuevas formas de cosmovisión, se llegaron a denominar a los patronos de estas 3 nuevas comunidades; San Gaspar para Chajul, San Juan para Cotzal y la Virgen de la Asunción como protectora de Nebaj. Este pueblo sufrió otro cambio de cultura y se vieron obligados a modificar su ubicación de nuevo durante el Conflicto Armado Interno de Guatemala por la política de tierra arrasada que hizo que los sobrevivientes huyeran a diferentes puntos geográficos buscando refugio en las montañas, en México o en la Ciudad de Guatemala.

Los miembros de esta comunidad le dan especial importancia a los cuatro puntos cardinales en referencia a los cuatro colores del sagrado maíz (negro, rojo, blanco y amarillo) respetando la vida y la Madre Naturaleza.

Tienen sacerdotes mayas o guías espirituales encargados de realizar ceremonias especiales pidiendo por la salud, cosecha y bienestar de la comunidad. Reflexionan, meditan y agradecen por la vida cotidiana en sus ceremonias y le dan especial importancia a la muerte realizando danzas y ceremonias que les ayudan a mantener una relación directa con sus ancestros.

En factores gastronómicos tienen diversidad de comidas como el boxbol, el caldo de carne ahumada, el Ve’l txikon o tamalito colorado y el atol de maíz, siendo la base principal de la mayoría la tortilla y el café.

Elaboran artesanías con maguey y palma como hamacas, mecapales, morrales y canastos, tienen el tejido como la artesanía más importante de la región con el uso de hilo de mish e hilo alemán para confección de huipiles, cortes, fajas, perrajes, cintas, manteles y otros. Elaboran sus tejidos con telar de cintura mayoritariamente de color negro, amarillo, morado, azul, blanco, verde y anaranjado.

Este pueblo, aunque pequeño y dispersos, todavía conserva tradiciones antiguas como la danza de El Amanecer o Sajb’iehil que tiene fines religiosos con uso de violín y guitarra.