K’iche’ – Maya

Según historias contenidas en el libro sagrado del Popol Vuh, este pueblo desciende de 4 héroes formadores: Balam Quitzé, Balam Acab, Mahucutah e Iqui Balam, dejando los primeros 3 una descendencia y linaje específico.

8-10

AÑOS
Por Gabriela Achury

Según historias contenidas en el libro sagrado del Popol Vuh, este pueblo desciende de 4 héroes formadores: Balam Quitzé, Balam Acab, Mahucutah e Iqui Balam, dejando los primeros 3 una descendencia y linaje específico.

Este pueblo logró dominar varias comunidades a través de diversas guerras y migraciones constantes; finalmente se asentaron y fundaron su sede de gobierno en la cercanía de lo que hoy es Santa Cruz del Quiché.

A la llegada de los Españoles en 1524 este pueblo se encontraba altamente organizado y dominaba grandes extensiones de territorio que iban de la costa del Pacífico hasta el norte del departamento de Quiché. Según relatos de esta época los K’iche’s fueron vencidos por los conquistadores en una batalla impresionante donde los conquistadores utilizaban caballos y armas, superando así al gran número de guerreros liderados por Tekum.

Entre sus creencias se encontraba que el Sol y la Luna eran elementos de gran importancia; se consideraba al Sol como el padre y a la Luna como la madre. Ligaban su cosmovisión a la naturaleza, a deidades de origen maya y posteriormente a la unión de culturas con la conquista.

 

En este pueblo hasta el día de hoy se mantienen sacerdotes mayas encargados de comunicarse con el ser supremo, los ancestros y el inframundo. Utilizan abiertamente los colores: rojo, amarillo, blanco, negro o morado, azul y verde como simbolismos.

Los hombres y mujeres conservan, en su mayoría, sus trajes tradicionales y utilizan trajes especiales para ceremonias específicas.

Su gastronomía se basa principalmente en el maíz y frijol con elaboración de ciertas comidas tradicionales para actividades especiales como el pulique, pavo de salpor y atol de masa zapuyul.

Resaltan grandemente en las artesanías tejidas utilizando la sedalina, hilo de mish e hilo alemán en la mayoría de sus productos. También realizan vestimentas y máscaras para actividades religiosas como el baile de moros donde crean un tipo de arte llamado morería; realizan trajes con capas, pecheras, sombreros, pantalones y faldas y máscaras de madera con diseños basados en el simbolismo ancestral.