Edad Media

La historia mundial, como bien sabemos, está compuesta de diversos periodos históricos revolucionarios unos con otros que forjaron las sociedades que hoy conocemos, uno de estos es la Edad Media o Época Medieval.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

La historia mundial, como bien sabemos, está compuesta de diversos periodos históricos revolucionarios unos con otros que forjaron las sociedades que hoy conocemos, uno de estos es la Edad Media o Época Medieval.

 

Este término es utilizado para definir el periodo Europeo entre la caída del Imperio Romano en el año 476 D.C y el inicio del Renacimiento en el siglo XlV. El nombre de esta época hace referencia mayormente a lo sucedido en el Renacimiento más que en este periodo; esto debido a la creencia de los grandes pensadores Europeos que luego de la caída del Imperio Romano se dió una época oscura o de transición en donde no se alcanzaron grandes logros científicos o artísticos y donde no nació ningún gran líder, aunque las bases impuestas en esta época influencian hasta el día de hoy en diversas disciplinas, y el inicio y fin de esta época implicó grandes cambios culturales, políticos, religiosos, sociales y económicos.

Entre los cambios que llevaron a la transición de la Edad Antigua y la Edad Media encontramos 4 principales:

  • Económico: Cambio de modelo de producción esclavista por el feudal.
  • Sociedad: Sustitución de la Ciudadanía Romana por los Estamentos Medievales
  • Política: Dispersión de poder entre los pueblos bárbaros en lugar de las estructuras centralizadas características de los romanos.
  • Ideológica y cultural: Sustitución de las creencias clásicas en diversos dioses por el teocentrismo cristiano o musulmán.
Foto: Pixabay

 

La Iglesia Católica tuvo una importancia superior en esta época ya que luego de la caída del Imperio Romano ningún estado o gobierno unificó a los habitantes del continente europeo; por lo que la Iglesia Católica se convirtió en el poder referente o institución oficial del Periodo Medieval.

 

La iglesia cobraba un diezmo, que es una contribución religiosa, del 10% de las ganancias anuales de una persona, y debido a que esta se encontraba exenta  de impuestos, la iglesia logró acumular grande cantidades de dinero y poder.

Los reyes, reinas y principales líderes de los pueblos debían su poder a la alianza y protección existente con la iglesia y muchos de ellos lograron expandir el área de influencia de la iglesia como Luis lX y Carlomagno, nombrado por el Papa Leo lll como el Emperador de los Romanos que logró expandir el Santo Imperio Romano siendo esta una de las entidades que alineaban sus intereses con los de la iglesia.

La Iglesia Católica logró influenciar de igual manera el arte y arquitectura de la época con la construcción de diversas edificaciones eclesiásticas como las catedrales y los conventos, sobresaliendo el estilo Romántico y el Gótico. También se dió la creación de frescos y mosaicos que decoraban el interior de las iglesias con pinturas de la Virgen María, Jesús y los Santos en su mayoría.

Foto: Shutterstock

 

De igual forma, durante este periodo se dio el auge del Islam que crecía en extensión y poder. Luego de la muerte del profeta Mahoma en el año 632 d.c. ejércitos de origen Musulmán conquistaron grandes partes del Oriente Medio unificando este territorio bajo un solo Califa (gobernante). Bajo el reinado de los Califas se desarrollaron diversos aportes intelectuales y culturales en ciudades como El Cairo, Bagdad y Damasco como traducciones del Griego, Iraní e Indio al Árabe, los principios de reflexión de imágenes como bases para las cámaras, el jabón y el sistema de numerales utilizados hoy en día.

Finalmente cabe mencionar que en esta época la higiene en Europa era prácticamente nula, no existían suelos pavimentados ni asfaltados, por lo que todo lo encontrado en el suelo contribuía a la contaminación de las personas que caminaban, descalzos, muchas veces sobre excremento; las ropas no eran lavadas, eran utilizadas diariamente hasta que se reemplazaban por nuevas y el baño se practicaba únicamente por las damas de alta nobleza aproximadamente unas dos veces al año. Esta serie de factores que impedían el desarrollo de la higiene personal, y mucho menos de la higiene comunitaria, causó la propagación de enfermedades a lo largo del continente, la más famosa de ellas siendo la conocida como “Peste negra”.

 

La Peste Negra o Plaga Bubónica, fue una enfermedad potente y misteriosa que surgió entre 1347 y 1350 que mató aproximadamente al 30% de la población del continente (20 millones de personas) principalmente en las grandes ciudades en donde la prevención ante un contagio era mucho menor.

Esta comenzó en Europa en 1347 cuando una serie de barcos provenientes del Mar Negro encallaron en el Puerto de Silicia con la tripulación muerta o cubierta de brotes negros de sangre y pus. La plaga fue considerada, debido a las creencias religiosas de la época, un castigo divino, aunque hoy en día se conoce que la causa fue un bacilo llamado “Yersina Pestis” que viajaba a través del aire o se propagaba por la mordedura de una pulga o rata infectada.

Foto: Shutterstock