La Gran Depresión

Estados Unidos hoy es conocido como el país más poderoso del mundo política, militar, económica y socialmente, pero esto no siempre fue así. En la historia de este país han habido muchos momentos importantes que potencian el dominio de este, pero también han tenido grandes caídas que dejan a una gran parte de la población en pobreza.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

Estados Unidos hoy es conocido como el país más poderoso del mundo política, militar, económica y socialmente, pero esto no siempre fue así. En la historia de este país han habido muchos momentos importantes que potencian el dominio de este, pero también han tenido grandes caídas que dejan a una gran parte de la población en pobreza.

En 1929, Estados Unidos sufrió una de las peores caídas económicas en la historia, una época de tantas pérdidas y sufrimiento que es conocida como “La Gran Depresión” que duraría hasta 1939 derrumbando no solo la economía estadounidense sino también la mundial.

 

La Gran Depresión fue causada por diversos factores que llevaron a la sociedad americana a sufrir sobreproducción, exceso de préstamos y tasas altas de desempleo. Esta época y todo lo que implicó no fue exactamente causada por la Caída de la bolsa de Nueva York, como la mayor parte de personas piensan, sino que comenzó después de esta y tuvo causas previas a la misma.

Durante la primera Guerra mundial y posterior a esta, la economía estadounidense tuvo un gran crecimiento debido a que los agricultores se vieron forzados a expandir sus cosechas para poder proveer de alimento a todos los soldados, incurriendo en grandes préstamos, y también se vieron en la necesidad de iniciar operaciones mecanizadas para poder cumplir con la demanda. Estas dos situaciones llevaron a que en un momento existiera una gran sobreproducción con precios bajos llevando al cierre de muchas granjas y al desempleo de miles de trabajadores que buscaron trabajo en las grandes ciudades.

Otras señales de debilidad económica como la repentina recesión de las líneas de ensamblaje de automóviles, la poca inversión en construcción residencial y las especulaciones alrededor de la bolsa de valores (que manejaba inversiones tanto de millonarios como de cocineros y conserjes) llevaron a crear un clima de temor e inestabilidad que hizo que muchas personas quisieran retirar lo poco que tenían en los bancos para tener ese dinero seguro en sus hogares, pero los bancos no podían sopesar tantos retiros y terminaron congelando el sistema de créditos antes de quebrar; cosa que causó que no hubiera suficiente dinero en circulación.

Debido a la poca existencia de dinero en circulación y a la baja de precios, las empresas buscan reducir costos teniendo que despedir a muchos trabajadores, que luego no pueden comprar bienes por no tener trabajo haciendo que los inventarios en las empresas se acumulen y los precios de los productos bajen todavía más, y debido a que las empresas no logran vender sus productos y ya no pueden pedir más dinero a los bancos no pueden pagarle a los trabajadores que aún tienen llevando a la mayor parte de los negocios a la bancarrota y generando un nivel de pobreza generalizado.

 

Este periodo de grandes pérdidas económicas afectó luego el comercio con otros países por no tener fondos suficientes para poder pagar, cosa que funcionó como un dominó derribando diversas economías que dependían del comercio con los Estados Unidos.

Finalmente, este periodo de pérdidas millonarias y de desempleo llegó a su fin cuando el presidente Roosevelt impulsó el llamado “New Deal” que buscaba que el gobierno interviniera parcialmente en la economía, que brindara grandes ayudas económicas a los bancos,  apoyara en la construcción de obras pública e impulsara la producción industrial decidiendo apoyar a Gran Bretaña y Francia en la Segunda Guerra Mundial generando empleo en las grandes fábricas industriales que rápidamente se encargaron de la producción de armas terminando las tasas de desempleo y permitiendo que se enfocaran en el conflicto inminente.