Revolución Francesa

Durante la época de las revoluciones hubo una que marcó de gran manera la historia mundial ya que no significó solamente una revolución dentro de su nación, sino, marcó bases revolucionarias que modificarían la forma de ver las sociedades, esta sucedió en 1789 y fue la Revolución Francesa.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

Durante la época de las revoluciones hubo una que marcó de gran manera la historia mundial ya que no significó solamente una revolución dentro de su nación, sino, marcó bases revolucionarias que modificarían la forma de ver las sociedades, esta sucedió en 1789 y fue la Revolución Francesa.

Esta revolución definió el fin de lo conocido como Antiguo Régimen y el inicio de una época moderna que es la base de la actual, dejó atrás el sistema monárquico y feudal para dar paso a una democracia y un pueblo más involucrado en la forma de llevar la economía del país.

Francia, a pesar de ser un país poderoso en Europa conocido por sus opulencias y fuerza, llegó a encontrarse al borde de la bancarrota en el siglo XVlll debido a que su involucramiento en la revolución americana y los gastos extravagantes del Rey Luis XVl y sus predecesores terminaron por vaciar los tesoros que esta corona poseía, dejando al pueblo con un índice alto de pobreza y mortalidad, cosa que llegó a causar un descontento generalizado.

Los campesinos y el pueblo en general llegaron a su punto de quiebre luego de dos décadas de malas cosechas, sequías, enfermedades y subidas repentinas del precio del pan, que lograron expresar con protestas y ataques a la corona ya que estos continuaban imponiendo altas tasas de impuestos aunque no proveyeron ningún alivio a las preocupaciones del pueblo.

En el otoño de 1786 el supervisor general de Luis XVl propuso una reforma financiera que incluía un impuesto universal por la tierra tanto a campesinos como a la clase privilegiada buscando de esa forma rescatar algo de la fortuna desperdiciada en opulencias.

El Rey dió el llamado para una asamblea Francesa el 5 de mayo de 1789 representada por el Clero, la nobleza y la clase media, buscando obtener el apoyo para pasar estas medidas y evitar una revuelta aristocrática; en donde los 3 estados redactaron una lista de pedidos al rey que demarcaban sus principales dolores. Previo a esta reunión, el conocido como tercer estado, la clase media y baja, buscó apoyo para solicitar una representación igualitaria en el voto, para que ese votara por cabeza (persona) y no por estatus, ya que estos representaban el 98% de las personas aunque el otro 2% todavía tenía el poder para superarlos y omitir su voto.

 

Frente a este escenario de desilusión el tercer estado logró reunirse para lograr la reforma constitucional denominándose a sí mismos la Asamblea Nacional y logrando el apoyo de la mayor parte del clero y de 47 nobles liberales, ganando de esa forma estar incluidos en la nueva asamblea

Foto: Pixabay

El 12 de junio esta Asamblea Nacional se reunió en Versalles buscando una concesión de ideas mientras que en la capital de la nación reinaba el miedo y la violencia. En París comenzaron a circular rumores de una revuelta militar que pensaba tomar el control, lo que causó pánico y llevó a la famosa toma de la Bastilla buscando asegurar la pólvora y las armas. Este evento es considerado el inicio de la Revolución Francesa.

Esta revuelta inicial dio paso a mayores movimientos revolucionarios que esparcieron la histeria y el fervor por el cambio en el campo que también estaba impulsado por años de explotación, causando que los campesinos quemaran casas de colectores de impuestos y de los señores de élite. Esta insurrección agraria causó un gran miedo en los nobles, logrando que estos salieran del país por diversos medios buscando proteger sus vidas y obligó a la Asamblea Nacional Constituyente a abolir el feudalismo en 1789.

Debido a todos estos cambios y movimientos radicales el 4 de agosto la Asamblea decidió adoptar la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano que marcaba los principios democráticos basados en las ideas políticas y filosóficas de la Ilustración planteados por Jean-Jacques Rousseau.

En abril de 1792, con la elección de la Asamblea Legislativa se declaró oficialmente la guerra a Austria y Prussia, creyendo que en estos países se estaba formando la contrarrevolución y dentro de Francia la crisis política vivida formaba cada vez más grupos de insurgentes que lograron el 10 de agosto de 1792 atacar la residencia real (Palacio de Versalles) y tomar al rey como prisionero.

Foto: Pixabay

Los meses siguientes a este hecho fueron dominados por la violencia en donde los parisinos masacraron a los acusados de contrarrevolucionarios y la Asamblea Legislativa, convertida en Convención Nacional, proclamó la abolición de la monarquía y el establecimiento de la República Francesa. 

Finalmente, el 21 de enero de 1793 el rey Luis XVl fue condenado a muerte en la guillotina por alta traición y por los crímenes cometidos contra el estado, mientras su esposa, Marie-Antoinette sufrió el mismo destino 9 meses después.

Hoja de trabajo - Revolución Francesa