Segunda Guerra Mundial

El siglo XX estuvo lleno de movimientos e innovaciones que cambiaron la organización existente del mundo y llevaron a más gobernantes a querer dominar la mayor cantidad de territorios posibles buscando el desarrollo de la población y demostrar la superioridad de unos sobre otros.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

El siglo XX estuvo lleno de movimientos e innovaciones que cambiaron la organización existente del mundo y llevaron a más gobernantes a querer dominar la mayor cantidad de territorios posibles buscando el desarrollo de la población y demostrar la superioridad de unos sobre otros.

Estos pensamientos llevaron a que en 1939 se iniciara la guerra más grande y con mayor cantidad de muertes de la historia que llegó a incluir a más de 30 países; la segunda guerra mundial.

El resultado y la inestabilidad generada en la economía europea, principalmente en la alemana, posterior a la Primera Guerra Mundial estableció las bases para que movimientos como el Fascismo y el Nazismo se desarrollaran y pudieran esparcir ideas revolucionarias y extremistas que buscaban recuperar la gloria perdida tras la guerra.

El régimen Nazista, que dominó y promovió los hechos que dieron paso a la Segunda Guerra Mundial, buscaba imponer la soberanía alemana o de la raza “Aria” sobre las demás, especialmente al deshacerse de los judíos, que consideraba impuros, y obteniendo más “Lebensraum” o espacio para vivir y sostener a los de su raza, justificando así las invasiones a otros territorios.

Este régimen opresor y totalitarista estaba dirigido por Adolf Hitler, un veterano de la Primera Guerra Mundial que decidió llamarse a sí mismo “Führer” o líder supremo que comenzó a rearmar el ejército alemán violando el Tratado de Versalles y decidió firmar una alianza con Italia y Japón conocida como El Eje para atacar la Unión Soviética y poder ampliar su territorio. Alemania busca comenzar a adquirir territorio y en 1938 anexa a su imperio Austria y Checoslovaquia dando una muestra del poder expansionista que poseían.

La alianza del Eje continuó durante la guerra a pesar que en agosto de 1939 Hitler decide que es mejor contar con el apoyo de la Unión Soviética para poder invadir Polonia sin tener tanta resistencia firmando el Pacto de No Agresión con Stalin ese mismo mes. Este pacto permitió que el 1 de septiembre de 1939 Hitler invadiera Polonia y que Francia y Gran Bretaña le declararan la guerra.

El territorio de Polonia cedió rápidamente bajo el ataque de la Unión Soviética y de Alemania sin aparente apoyo de los Aliados (Gran Bretaña y Francia), quienes decidieron, en lugar de atacar directamente a Alemania, cortar de forma estratégica la ruta que tomaba el hierro que proveía a la industria militar alemana a través de Noruega. Alemania reaccionó a esto de forma rápida y el 9 de abril de 1940 invadió Dinamarca y Noruega, quitando la ventaja que los Aliados creían tener.

Las tropas alemanas decidieron entonces actuar bajo una nuevas estrategia militar llamada “Blitzkrieg” que implicaba atacar rápidamente y de forma intensa en áreas específicas para despistar al enemigo, consiguiendo de esa forma ocupar Luxemburgo, Holanda y Bélgica expandiendo más su territorio y permitiendo mayor cercanía a los territorios Aliados. El territorio francés se ve rodeado por la invasión alemana proveniente del noreste y Benito Mussolini e Italia entran a la guerra el 10 de junio de 1940 declarando la guerra a Francia y Gran Bretaña.

Ese mismo año, el ejército alemán invadió Francia, obligando al líder francés Philippe Petain a firmar un armisticio (acuerdo firmado por países en guerra cuando dejan de combatir para poder discutir la paz) que dividió el territorio francés en dos zonas: una bajo la ocupación alemana y otra bajo el gobierno francés.

Alemania atacó Londres con bombardeos y redadas buscando tomar también de esa forma el territorio y ganar la guerra; pero la Fuerza Aérea Real, con apoyo de los Estados Unidos (que se unió a la guerra apoyando a los Aliados) logró derrotar a la Fuerza Aérea alemana obligándolos a retroceder y posponer la invasión.

En 1941, Hungría, Rumania y Bulgaria se unieron al Eje y las tropas alemanas invadieron Yugoslavia y Grecia, dándole una posición favorable para lograr uno de los verdaderos objetivos de Hitler, invadir la Unión Soviética por la extensión territorial de la misma. Mientras esta conquista se lograba, Hitler y los Nazis también enfocaban recursos a otra parte del su plan que involucraba la exterminación de los Judíos mediante los conocidos como “Campos de concentración” y “Campos de la muerte” en Polonia, donde más de 6 millones de Judíos fueron torturados y exterminados con prácticas crueles por los soldados del Reich (Imperio alemán).

Foto: Archivo

El 22 de junio de 1941, Hitler finalmente ordena la invasión de la Unión Soviética, logrando, mediante el impacto de un ataque sorpresa y su superioridad en tecnología aérea, invadir gran parte del territorio quedando cerca de Moscú, aunque en el invierno de ese año se vieron obligados a retroceder por la contraofensiva soviética.

Mientras estas luchas sucedían en Europa, y Gran Bretaña se enfrentaba constantemente con Alemania, Estados Unidos aparecía como la única nación capaz de combatir a Japón y evitar que este continuara expandiéndose aunque no estuviera oficialmente involucrada en esta guerra, y al los japoneses tener esto en cuenta deciden atacar la base naval de Pearl Harbor en 1941. Este ataque sorpresa causó mucho daño en la base y dejó muchas bajas, cosa que motivó al gobierno estadounidense a decidirse en participar en la guerra con los Aliados.

El 22 de junio de 1941, Hitler finalmente ordena la invasión de la Unión Soviética, logrando, mediante el impacto de un ataque sorpresa y su superioridad en tecnología aérea, invadir gran parte del territorio quedando cerca de Moscú, aunque en el invierno de ese año se vieron obligados a retroceder por la contraofensiva soviética.

Foto: Hemeroteca PL

Mientras estas luchas sucedían en Europa, y Gran Bretaña se enfrentaba constantemente con Alemania, Estados Unidos aparecía como la única nación capaz de combatir a Japón y evitar que este continuara expandiéndose aunque no estuviera oficialmente involucrada en esta guerra, y al los japoneses tener esto en cuenta deciden atacar la base naval de Pearl Harbor en 1941. Este ataque sorpresa causó mucho daño en la base y dejó muchas bajas, cosa que motivó al gobierno estadounidense a decidirse en participar en la guerra con los Aliados.