El Niño y la Niña – fenómenos climáticos

El Niño y La Niña son dos de los fenómenos climáticos más conocidos debido a los efectos que causan estos en las aguas del Océano Pacífico y territorios alrededor de la línea del Ecuador.

8-10

AÑOS
Por Gabriela Achury

El medio ambiente se ve afectado y modificado tanto por fenómenos naturales como por la acción de ser humano; y aunque las acciones del humano pueden ser detenidas, el efecto de estas, impacta en los fenómenos naturales.

Unos de los fenómenos más conocidos en el Pacífico Sur por ser de carácter océano-atmosférico son El Niño y La Niña. Estas son alteraciones en las condiciones climáticas causados por la influencia de los vientos y la temperatura sobre el océanos, pudiendo ser identificado por los cambios de temperatura en la superficie del océano sobre la línea ecuatorial.

Estos dos son fenómenos opuestos, ya que El Niño causa un aumento en la temperatura del Océano Pacífico cada cierta cantidad de años; mientras que La Niña causa un enfriamiento de la temperatura y aumento de la cantidad de precipitaciones o lluvias por unos meses luego del fenómeno del Niño.

 

El Niño: Llamado de esa forma por unos pescadores peruanos que notaron el cambio en la temperatura del agua y la reducción de la pesca a finales de diciembre (cerca de la llegada del Niño Dios).

En Guatemala causa la llegada de aire seco y cálido a tierra firme aunque reduce la pesca. Se dan cambios en la salinidad del agua, retrasa la llegada del invierno y el tiempo de este disminuye, aunque puede provocar también heladas fuertes en algunos lugares.

La Niña: Opuesto al Niño sucede inmediatamente después de él y causando un enfriamiento de las aguas oceánicas que favorece a la fauna marina pero enfría el aire en la atmósfera.

En Guatemala, este fenómeno, altera los periodos de las canículas e intensifica las lluvias. Unida directamente a la época lluviosa, a la formación de huracanes o tormentas que causa grandes catástrofes debido a la cantidad de agua en el suelo.

Foto: Archivo