Cosmovisión Maya: Creación del mundo

La cosmovisión maya logra dar una explicación distinta a las generalmente aceptadas y estudiadas alrededor del mundo a través de relatos plasmados en el Popol Vuh, que es el equivalente a la biblia, donde se explica el origen del ser humano y del mundo como creación de los dioses.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

La cosmovisión maya logra dar una explicación distinta a las generalmente aceptadas y estudiadas alrededor del mundo a través de relatos plasmados en el Popol Vuh, que es el equivalente a la biblia, donde se explica el origen del ser humano y del mundo como creación de los dioses.

Según los relatos del Popol Vuh, al inicio sólo existía el cielo y la tierra; y los dioses conocidos como Tepeu y Gucumaz, vestidos de plumas verdes, decidieron realizar la creación para no estar solos.

Estos dioses reunieron al “corazón del cielo” para realizar los planes y poco a poco comenzaron a formar la tierra, que surgió cuando ellos dijeron la palabra “tierra”, y luego salieron del agua montañas en donde nacieron diversos árboles.

Luego de esto, nacieron los animales de las montañas y se les asignó ser los guardianes de las selvas y bosques mientras los dioses les mandaban a hablar a cada unos según su variedad y especie y a adorarlos. Pero, surgió un problema, los animales no podían hablar con un lenguaje específico, únicamente emitir sonidos sin sentido alguno. Debido a esto, los dioses decidieron crear al hombre para que este pudiera adorarlo con palabras e iniciaron la creación del hombre con los materiales a su alcance.

El primer humano fue hecho de barro, pero este se caía con facilidad y cambiaba de forma si se mojaba, por lo que lo destruyeron.

El segundo ser humano fue hecho de madera, y aunque si podía hablar y engendrar más vida, con el tiempo no se acordaron de los dioses y se secaron. Los dioses enojados decidieron enviar una inundación donde se deshicieron de la mayoría, aunque los que huyeron se convirtieron en monos.

El tercer ser humano fue formado de maíz cuando, a través de una mazorca los dioses crearon carne, sangre y músculo, y la diversidad de colores del maíz permitió crear las distintas etnias del ser humano.

Los primeros seres humanos fueron llamados “Balam-Quitzé, Balam-Acab, Mahucutah e Iqui-Balam” y podían ver, oír, procesar y dar gracias a los creadores. Pero, por temor a que fueran más inteligentes que los dioses solo les permitieron ver lo que estaba cerca y crearon a sus esposas para que comenzaran a reproducirse y poblar la tierra.

Foto: Institución Smithsonian. Museo Nacional del Indígena Americano. Centro Latino Smithsonian