'

¿Te gustaría tener una mascota pero aún no decides si un perro o un gato? Aquí te contamos algunas características de ambos para que las leas junto a tus papás y puedan tomar la mejor decisión.

 

Lo primero que debes saber es que los perros suelen ser muy dependientes de sus amos y se dejan educar. Los gatos en general se dejan mimar. Pero siguen su propia voluntad, no son obedientes a sus amos.

¿Quién es más juguetón? A los perros les puedes enseñar todo tipo de trucos y entrenarlos sobre si se hace desde cachorros. Pueden llegar a ser grandes colaboradores de los seres humanos: para la caza de otros animales, como pastores de ovejas, asistentes de policía o guías de ciegos. Y jugarán contigo cada vez que tú quieras. Sin embargo, aunque con los gatos también puedes jugar sobre todo si despiertas su espíritu cazador. Pero son ellos los que eligen cuándo, cómo y con qué.

¿Quiénes necesitan más cuidado? Los perros requieren de mucha atención: darles de comer, bañarlos, peinarlos y por supuesto sacarlos a pasear. Los gatos si les permites salir de la casa, sólo tienes que darles comida, agua fresca, un lugar limpio para hacer sus necesidades y algo esponjoso para acostarse a dormir y solos regresarán a casa. Si no pueden salir solos lugares o elementos para rascar y trepar.

¿Quiénes son más cariñosos? Eso depende mucho de la personalidad de cada animal. Para muchos perros, las caricias son además de la comida lo mejor que un humanos les puede dar. Pero también los gatos pueden acercarse a buscar afecto y con frecuencia se duermen ronroneando sobre el regazo de sus dueños. Pero si en algún momento no quieren más caricias, puede darte un zarpazo para que los dejen tranquilos.

Como ves no es que uno sea mejor que el otro, simplemente son diferentes. Así que para elegir debes tomar en cuenta cómo eres tú, cómo es tu familia y el lugar en el que vives.

Fuente: DPA