Estás en medio de un bosque oscuro. Alguien desconocido te persigue. Corres para huir y sientes que no puedes gritar… Te despiertas sobresaltado y ¡uff! Qué alivio, solo era una pesadilla y están en tu cama. Las pesadillas son un ensueño que puede causar una fuerte respuesta emocional como miedo o terror, aunque también puede […]

Estás en medio de un bosque oscuro. Alguien desconocido te persigue. Corres para huir y sientes que no puedes gritar… Te despiertas sobresaltado y ¡uff! Qué alivio, solo era una pesadilla y están en tu cama.

Las pesadillas son un ensueño que puede causar una fuerte respuesta emocional como miedo o terror, aunque también puede provocar depresión, ansiedad y una profunda tristeza. La pesadilla puede contener situaciones de peligro, malestar o pánico físico o psicológico. Regularmente, las personas que la sufren o las sufren, se despiertan en un estado de angustia y se les dificulta regresar al sueño por un prolongado periodo de tiempo. Afectan tanto a niños como a adultos. Los psicólogos afirman que en el sueño elaboramos cuestiones que hemos vivido durante el día, sólo que con mucha más imaginación.

Casi todos pasamos alguna vez por una pesadilla. Pero hay personas que las sufren regularmente. Los investigadores creen que esto puede ser causado por una vida demasiado agitada y de mucho estrés. En el sueño aparecen entonces los miedos y angustias del día.

Fuente: DPA

Comentarios: