Lempira, Gran Señor con amor escribimos tu nombre: lo escribimos en la cal de tus muros, en el sueño en la sangre, en los parpados, en la guerra, en la paz, en el mar lo escribimos, en la hierba, en las nubes, en la sombra, en la luz, en la noche, en el día, Señor […]

Lempira, Gran Señor

con amor escribimos tu nombre:

lo escribimos en la cal de tus muros,

en el sueño

en la sangre,

en los parpados,

en la guerra,

en la paz,

en el mar lo escribimos,

en la hierba,

en las nubes,

en la sombra,

en la luz,

en la noche,

en el día, Señor escribimos tu nombre.

Lempira, Gran Señor,

con amor pronunciamos tu nombre:

tu nombre hermoso como tu vida,

tu nombre hermoso como tu muerte,

como el resplandor de las fogatas,

como tu altísima frente coronada de plumas,

como tu pecho de humo sangrado,

como tu corazón de río, de tierra amarilla,

negra, roja, verde, blanca,

de tierra trabajada

donde cayo y combatió

la primera semilla de la Libertad.

Autor: Pompeyo del Valle

Tomado del libro: Poemas escogidos para niños.

Autor: Francisco Morales Santos

Comentarios: