'

  Cuando hay una tormenta y se produce un relámpago, el aire a su alrededor se calienta muchísimo, lo que provoca que se mueva rápidamente y se comprima. Esto forma una onda de choque que escuchamos como un trueno después de ver la luz del relámpago.

 

Cuando hay una tormenta y se produce un relámpago, el aire a su alrededor se calienta muchísimo, lo que provoca que se mueva rápidamente y se comprima. Esto forma una onda de choque que escuchamos como un trueno después de ver la luz del relámpago.