Los dedos de los pies, incluso el meñique, sí el más pequeñito, tiene una función importantísima. Los dedos de ambos pies te ayudan a que no te caigas, manteniendo el equilibrio y el peso de tu cuerpo distribuido. Intenta balancearte hacia delante y regresa a tu posición normal, son los dedos de los pies […]

 

Los dedos de los pies, incluso el meñique, sí el más pequeñito, tiene una función importantísima. Los dedos de ambos pies te ayudan a que no te caigas, manteniendo el equilibrio y el peso de tu cuerpo distribuido. Intenta balancearte hacia delante y regresa a tu posición normal, son los dedos de los pies los que impiden que te caigas de cara.

Comentarios: