'

Cuando estás enfermo, necesitas tomar medicina para curarte. Las pastillas o los jarabes llegan hasta tu vientre, exactamente al intestino y de ahí pasan a la sangre. Esta los lleva hasta el lugar que necesita curarse. Pero, ¡cuidado! Nunca tomes una medicina sin que te la haya recetado el médico o que te la hayan […]

Cuando estás enfermo, necesitas tomar medicina para curarte. Las pastillas o los jarabes llegan hasta tu vientre, exactamente al intestino y de ahí pasan a la sangre. Esta los lleva hasta el lugar que necesita curarse. Pero, ¡cuidado! Nunca tomes una medicina sin que te la haya recetado el médico o que te la hayan dado tus papás, podrías empeorar.