'

Seguro que muchas veces has escuchado a alguien decir la expresión “por si las moscas”, que significa “por si acaso”. Podría decirse que el origen de esta expresión tiene su lógica, ya que cuando dejamos comida sobre la mesa la tapamos para que las moscas no se posen en ella y es una acción preventiva; […]

Seguro que muchas veces has escuchado a alguien decir la expresión “por si las moscas”, que significa “por si acaso”.

Podría decirse que el origen de esta expresión tiene su lógica, ya que cuando dejamos comida sobre la mesa la tapamos para que las moscas no se posen en ella y es una acción preventiva; pero esta no es la única explicación.

Según una leyenda, en 1286 las fuerzas francesas de Felipe II de Borgoña asediaron la ciudad de Gerona, en Cataluña, donde había sido obispo nueve siglos antes San Narciso.

Los residentes del lugar, comandados por el rey Pedro, no tenían fuerzas suficientes para enfrentarse a los invasores, y cuenta la historia que del sepulcro de San Narciso, que estaba cerrado con una lápida muy grande y pesada, salieron como por arte de magia bandadas de moscas venenosas y cada francés que picaban caía muerto. Los invasores asustados se dieron a la fuga y la ciudad se salvó del ataque. Así San Narciso pasó a ser conocido por el llamado milagro de las moscas y surge la expresión “por si las moscas” cuando alguien hace algo por prevención.