'

¡No! La superficie de la Luna es un inmenso desierto sin agua y, sobre todo, sin aire. Los hombres que han llegado a la Luna han tenido que utilizar tanques de oxígeno y no han permanecido allí mucho tiempo.

¡No! La superficie de la Luna es un inmenso desierto sin agua y, sobre todo, sin aire. Los hombres que han llegado a la Luna han tenido que utilizar tanques de oxígeno y no han permanecido allí mucho tiempo.