'

¡Es imposible! El caparazón de las tortugas es parte de su piel, la cual se ha vuelto tan gruesa y dura como un hueso del que apenas puede sacar y meter la cabeza y las patas, y que además le sirve de protección contra sus depredadores y para evitar cualquier peligro.

¡Es imposible! El caparazón de las tortugas es parte de su piel, la cual se ha vuelto tan gruesa y dura como un hueso del que apenas puede sacar y meter la cabeza y las patas, y que además le sirve de protección contra sus depredadores y para evitar cualquier peligro.