Parpadear, aunque no lo creas, no depende completamente de ti. Es un movimiento involuntario ordenado por el cerebro. Los ojos necesitan estar húmedos y los párpados los protegen y los mantienen seguros. Si dejas de parpadear durante 15 segundos, el cerebro manda una señal a los lagrimales y empezarás a llorar. Hace todo esto […]

 

Parpadear, aunque no lo creas, no depende completamente de ti. Es un movimiento involuntario ordenado por el cerebro. Los ojos necesitan estar húmedos y los párpados los protegen y los mantienen seguros. Si dejas de parpadear durante 15 segundos, el cerebro manda una señal a los lagrimales y empezarás a llorar. Hace todo esto para mantener los ojos sanos y salvos.

Comentarios: