Recursos

Gripe española

Por Gabriela Achury

 

Foto: Museo Nacional de Salud y Medicina en Gacetamedica

 

La pandemia que afrontamos en este 2020, el Covid-19, no es la primera gran pandemia de los últimos años. Estas, no se dan de forma repetitiva cada cierta cantidad de años como muchos creen, sino se dan en distintas épocas y por diversas causas.

 

La gripe española es una de estas pandemias que afectó de forma muy grave a la población mundial. ¡Causó tantas muertes que es apodada “la madre de todas las pandemias”!

 

Sus inicios

Esta surgió entre 1918 y 1920, hace apenas 100 años. Se calcula que causó la muerte de entre 20 y 50 millones de personas en todo el mundo y se cree que la cantidad de contagiados fue un tercio de la población mundial de ese momento.

Según estudios, esta pandemia comenzó en uno de los campos de batalla de la primera guerra mundial, y se dispersó cuando los soldados regresaron a sus hogares. Esta gripe letal no comenzó en España, sino en Estados Unidos, aunque España fue el primer país en dar a conocer del problema por ser territorio neutro en la guerra, y fue uno de los países más afectados con hasta 8 millones de infectados.

 

Un gran peligro para la humanidad

Foto: Shutterstock

Debido a la falta de investigación y tratamiento de la época, esta gripe, que ahora conocemos fue un brote de influenza virus A del subtipo H1N1, afectó gravemente a adultos entre 20 y 40 años que no tenían las defensas suficientes para combatir este virus.

Las personas infectadas morían a los días por fallas pulmonares o por neumonías debido a la falta de antibióticos. Durante este tiempo, al igual que ahora, se usaban máscaras de tela y gasa, aunque por las deficiencias sanitarias de ese entonces, estas no servían de mucho.

Esta gripe se dio en “olas” llegando hasta tres rebrotes en algunos países debido a la falta de distanciamiento y cuarentena, que fueron unas de  las únicas formas de evitar el esparcimiento de la enfermedad, es por esto que en muchos países ahora se toman estas medida preventivas, por su eficacia histórica.

 

Finalmente, en el verano de 1920, este virus desapareció a medida que las personas fueron desarrollando inmunidad colectiva, aunque nunca desapareció por completo.