Recursos

Relaciones sociales y valores

Por Gabriela Achury

 

¡Dejemos las peleas a un lado y seamos buenos amigos!

 

Desde muy pequeños, cuando comenzamos a ir al colegio o a compartir más con familiares y amigos, inicia una interacción directa con nuestro entorno y con los demás. Esta convivencia no siempre es fácil, y aprender a manejarla es un proceso en constante cambio.

Cuando los niños comienzan a tener contactos con personas ajenas a la familia, las relaciones interpersonales o sociales pueden llegar a potenciarse o a causar muchos problemas; lo importante es saber llevar de manera correcta estas relaciones y evitar que estas afecten el desarrollo.

Una convivencia sana implica una serie de valores que se relacionan en gran parte con la amistad. Recordarlos o reforzarlos desde la casa y en el aula propicia un mejor ambiente, llevando a los niños a ser más felices y disfrutar del tiempo con amigos. Algunos de los valores relacionados con la amistad son:

 

Respeto: Implica aceptar, reconocer y valorar lo que hacen los demás y sus cualidades personales, aunque no coincidan en un 100% con nuestros pensamientos. Este valor ayuda a crear un ambiente pacífico donde todos se pueden expresar con libertad sin el miedo a ser juzgados.

Honestidad: Significa comunicar la verdad, evitar decir mentiras ya que esto complica y perjudica las amistades. Mantener secretos que eventualmente saldrán a la luz solo provoca que se hieran los sentimientos de los demás de una forma más fuerte. La honestidad implica ser claro y sincero desde el principio.

Empatía: Implica ponerse en los pies de los demás para intentar comprender las situaciones que molestan o afligen. Eso también nos ayuda a apoyarlos de una forma más eficiente y  ver con claridad de qué forma los podemos ayudar. Es ser abiertos y respetar como la otra persona se siente sin menospreciar ningún sentimiento.

Solidaridad: Es una forma de demostrar nuestro cariño por los demás. Implica poder apoyar a los que necesitan nuestra ayuda en momentos difíciles. La solidaridad ayuda mucho a mantener grupos de amigos unidos, ya que genera ese sentimiento de respaldo, respeto y confianza. De esa forma, las personas no se sentirán solar y verán el significado de estar “en las buenas y en las malas”.

Generosidad: Esta cualidad va muy unida a la solidaridad ya que trata de dar apoyo o ayudar a alguien más sin esperar nada a cambio. Es un valor apoyado por la bondad y amabilidad que ve en brindar ayuda de forma desinteresada, una característica puntual al momento de formar amistades.

 

Los niños necesitan desarrollar de forma correcta habilidades sociales ya que ayudan a la adaptación al entorno, a estructurar las actitudes y a poner en práctica los valores. Todo esto les permite manejar situaciones complicadas y emociones fuertes de manera independiente. Así también lograr que los distintos problemas no afecten su día a día y todo eso les ayuda a irse desenvolviendo poco a poco como adultos en la esfera social cambiante y abrumadora.

 

Estas habilidades sociales y su correcto desarrollo se adquieren con el tiempo a través del aprendizaje, la convivencia y la aplicación correcta de los valores para criar niños conscientes de su entorno, de sus capacidades y sus relaciones sociales.