Recursos

Rutinas en casa

Por Gabriela Achury

Comenzar de nuevo a hacer tareas, a estudiar y a organizar el tiempo en las tardes después de dos meses de vacaciones es un proceso complicado que determina cómo se llevará el resto del año escolar. Crear rutinas para los niños facilita mucho esta transición.

 

Las rutinas son clave para que los mismos niños puedan ordenarse y cumplir correctamente con el trabajo escolar de casa antes de pasar a las actividades como jugar o compartir con sus amigos. Asumir las obligaciones previo a divertirse es un concepto que deben entender desde pequeños.

 

Rutinas para niños
Foto: Annie Spratt en unsplash

Es posible que al comienzo no se logren cumplir con los tiempos exactos o que como padres seamos muy estrictos; aunque, con el tiempo la rutina será vuelve lo más normal. Con la practica, los niños sabrán cuales son sus tareas y obligaciones, y se volverán más independientes. Algunos niños  por ejemplo, logran identificar de forma rápida que si terminan sus tareas en una hora específica pueden tener un tiempo libre y jugar y eso los motivará a seguir en orden su calendario.

Este proceso de desarrollo de rutinas, en especial las de estudio, requieren de una motivación adecuada y de acompañamiento de un adulto en lo que el mismo niño encuentra su ritmo y se vuelve independiente con sus acciones. Como padres, podemos iniciar hablando con ellos para que comprendan que se va a trabajar con horarios o rutinas diarias.

 

Tener una planificación escrita también es un factor de motivación; ya que ellos podrán ver en un calendario lo que tienen que hacer. De esa forma, los pequeños irán comprendiendo que no se puede pasar a la siguiente etapa o tarea sin haber completado la anterior.

 

¿Cómo comenzar con las rutinas para niños?

Es ideal que los padres se sienten con los hijos para armar dicho horario como equipo, aunque también pueden realizarlo solo los adultos. Se deben considerar diversos aspectos como en qué momento se harán las tareas o cuándo llega la hora de descansar.

En estas rutina no solo se puedes incluir temas escolares; sino también pueden estar las tareas del hogar como poner la mesa, arreglar el cuarto, cenar con la familia y otras similares. 

 

Para que las rutinas para niños se fijen en la vida diaria se pueden realizar diversas actividades como que los padres coloquen estrellas sobre las tareas completadas o que las vayan borrando si se cumplen. Incluso puedes dar «premios» al final de una semana o del mes si se cumple la rutina completa.

El objetivo es lograr que el niño vea que si cumple con sus tiempos y responsabilidades, podrá tener tiempo para otras actividades o incluso premios; aunque, recomendamos no siempre dar premios o reducirlos con el tiempo. Estos incentivos deben ser algo secundario ya que lo que queremos es que el niño pueda organizar su tiempo y comprender su responsabilidad individual aunque no se le de algo a cambio.

 

Ejemplos de calendarios y rutinas

Te dejamos aquí algunas ideas de cómo puedes realizar un calendario de tareas para tus hijos. Además, recuerda que este es un proceso; por lo que lo mejor que puedes hacer es acompañarlos en lo que se acostumbran a esta rutina y sobre todo valorar su esfuerzo.

 

 

Síguenos en Facebook. Facebook logo