Recursos

Rutinas en casa

Por Gabriela Achury

 

Comenzar de nuevo a hacer tareas, a estudiar, a organizar el tiempo en las tardes después de dos meses de vacaciones es un proceso complicado pero que determina cómo se llevará el resto del año escolar.

 

Las rutinas son clave para que los mismos niños puedan ordenarse y cumplir correctamente con el trabajo escolar de casa antes de pasar a las actividades como jugar o compartir con sus amigos. Asumir las obligaciones previo a divertirse es un concepto que deben entender desde pequeños.

 

Es posible que al comienzo no se logren cumplir con los tiempos exactos, pero con la practica los niños sabrán sus tareas y obligaciones, y se volverán más independientes, ya que sabrán, por ejemplo, que si terminan sus tareas en una hora específica pueden tener un tiempo libre y jugar.

 

Este proceso de desarrollo de rutinas de estudio requiere de una motivación adecuada y de acompañamiento de un adulto en lo que el mismo niño encuentra su ritmo y se vuelve independiente con sus acciones. Como padres podemos iniciar hablando con ellos para que comprendan que se va a trabajar con horarios o rutinas diarias. Tener una planificación escrita es un factor de motivación, ya que ellos podrán ver en un calendario lo que tienen que hacer. De esa forma, los pequeños irán comprendiendo que no se puede pasar a la siguiente etapa o tarea sin haber completado la anterior.

 

Es ideal si los padres se sientan con el niño para armar dicho horario como equipo. ¿En qué momento se harán las tareas? ¿Cuándo llega la hora de descansar? En la rutina no solamente se deben incluir temas escolares, también pueden estar las tareas del hogar como poner la mesa, arreglar el cuarto, cenar con la familia, etc.

 

Esta actividad se puede hacer de distintas maneras incluidas que el padre de familia coloque estrellas sobre las tareas completadas o las vayan borrando si se cumplen y al final de la semana o del mes dar un premio. El objetivo es lograr que el niño vea que si cumple con sus tiempos y responsabilidades, y poco a poco ir reduciendo los premios hasta que el mismo niño sepa organizar su tiempo y comprender que es su responsabilidad realizar tanto las tareas escolares como las del hogar.

 

Te dejamos aquí algunas ideas de cómo puedes realizar un calendario de tareas para tus hijos, recuerda que es un proceso y que lo mejor que puedes hacer es acompañarlo en lo que se acostumbra a esta rutina y sobre todo valorar su esfuerzo.