Nació en Quetzaltenango en 1912. Fue hijo único de María Concepción Torres y Andrés Galeotti Barattini, quien llegó a Guatemala junto a otros artistas extranjeros para embellecer la ciudad durante el gobierno del general José María Reyna Barrios. Estudió la primaria en la ciudad altense y luego obtuvo su título en Ciencias y Letras en […]

Nació en Quetzaltenango en 1912. Fue hijo único de María Concepción Torres y Andrés Galeotti Barattini, quien llegó a Guatemala junto a otros artistas extranjeros para embellecer la ciudad durante el gobierno del general José María Reyna Barrios.

Estudió la primaria en la ciudad altense y luego obtuvo su título en Ciencias y Letras en el Instituto Normal para Varones de Occidente (INVO).

Al finalizar su secundaria, fue enviado por sus padres a Carrara, Italia, en donde en 1933 se graduó como Profesor Honorario de la Academia de Bellas Artes de Carrara. Allí aprendió la talla directa en el mármol y la piedra, tanto en alto y bajo relieve, como en escultura exenta.

Al regresar de Italia se inició en el mundo de la pintura, pero su producción artística escultórica arrancó en el año 1934.

De 1939 a 1943 participó en la decoración del Palacio Nacional de la Cultura, en la fuente de la Plaza de la Constitución y en la Concha Acústica del Parque Centenario. Es en ese tiempo que se inició como el escultor más representativo de esa generación.

Fue director de la Escuela Nacional de Artes Plásticas (1947-1954). Entre sus obras se encuentran: Canto al sudor, Monumento a la marimba, Tecún Umán, Monumento a Atanasio Tzul, El jugador de pelota maya, Monumento al Papa Juan Pablo II, entre otras.

Falleció el 22 de mayo de 1988.               

Características de la obra

Rodolfo Galeotti Torres fue un artista con una obra que trascendió fronteras y épocas. Su talento fue heredado de su padre.

Galeotti además de aprender a tallar el mármol y la piedra, también desentrañó los misterios del bronce, cuyo proceso de fundición le fue útil para inmortalizar a nuestro héroe nacional Tecún Umán y otros personajes.

Después de realizar varios monumentos de Tecún Umán, Galeotti realizó las estatuas de otros dos héroes indígenas: Manuel Tot y Atanasio Tzul, las que tras interminables investigaciones en el Archivo General de Centroamérica, se concretaron en dos impresionantes figuras.

El Monumento de Atanasio Tzul que se encuentra ubicado en el Parque Central Unión de Totonicapán, fue esculpido por Galeotti en 1973.

Atanasio Tzul fue un líder k’iche’ que encabezó junto con Lucas Aguilar un levantamiento indígena en contra de la corona española. Esto se provocó debido a que Atanasio Tzul y sus seguidores se enteraron de los cambios en el pago de tributos y la abolición de la esclavitud, establecidos por las Cortes de Cádiz, y exigían la aplicación de estos beneficios al pueblo indígena.

Atanasio Tzul se coronó como rey de los k’iche’es, pero su reinado duró solamente 29 días. Desde ese tiempo se conoce a la cabecera departamental como Ciudad Prócer.

Debido al respeto y honor que se le tiene en Totonicapán al prócer Atanasio Tzul, Galeotti elaboró este monumento el cual aún se conserva en buenas condiciones.

Esta es una muestra de cómo Galeotti Torres, en su obra artística, englobó al ser guatemalteco. En sus esculturas, monumentos, murales y bustos resaltó los detalles de la historia de Guatemala que quedaron gravados para la eternidad.

Comentarios: