Sistema Exocrino

Es el conjunto de glándulas exocrinas que se distribuyen en el organismo, para secretar sus productos a órganos huecos y a la superficie de la piel, a través de conductos de excreción. De esta manera mantiene comunicación con el exterior.

Las secreciones de las glándulas exocrinas incluyen mucosidad, sudor, aceite, cera y enzimas digestivas.

Algunas glándulas exocrinas de importancia son:

  • Glándulas sudoríparas: eliminan el producto de la transpiración (sudor) hacia la piel, para enfriarla. Existen glándulas sudoríparas ecrinas y apócrinas, las primeras funcionan toda la vida y las apócrinas lo hacen desde la adolescencia.
  • Glándulas sebáceas: secretan sebo, sustancia grasosa compuesta de grasas, colesterol, proteínas y sales inorgánicas. Ayuda a que el pelo brille, protege la piel de la evaporación excesiva del agua y ayuda a que se mantenga flexible. Las glándulas sebáceas son pequeñas en el tronco y las extremidades. En las mamas, cara, cuello y porción superior del pecho son más grandes.
  • Glándulas salivales: glándulas de la boca que secretan saliva. Existen tres pares: las submaxilares y sublinguales vierten saliva viscosa debajo de la lengua; las parótidas vierten una saliva luida a la altura de los primeros molares superiores.
  • Páncreas: glándula que secreta el jugo pancreático, un líquido alcalino que se usa en la digestión.
  • Hígado: glándula que secreta bilis concentrada, fundamental en la digestión de grasas. Se acumula en la vesícula biliar y se libera en el duodeno al momento de la digestión.

Funcionamiento de las glándulas exocrinas

Secretan sus productos a través de conductos que llegan a los órganos, en donde realizan una función determinada. En algunas glándulas exocrinas se distingue una parte productora y otra parte que lleva los productos hacia la superficie cutánea o un órgano hueco.

Cuidado de las glándulas exocrinas

Consumir vegetales de hoja verde (brócoli y espinaca), y evitar la cafeína y azúcar en exceso, esto ayuda al buen funcionamiento del hígado.

Evite utilizar hisopos para limpiar los oídos, porque introducen el cerumen en la cavidad auditiva en lugar de limpiarlo.