'

Es el encargado de tomar aire e introducirlo a los pulmones, donde la sangre capta oxígeno y lo distribuye al organismo. Este actúa con el Sistema Circulatorio para proporcionar oxígeno y eliminar el dióxido de carbono en la sangre, a este intercambio de gases se le llama respiración. Órganos del Sistema Respiratorio Sistema Respiratorio superior: […]

Es el encargado de tomar aire e introducirlo a los pulmones, donde la sangre capta oxígeno y lo distribuye al organismo. Este actúa con el Sistema Circulatorio para proporcionar oxígeno y eliminar el dióxido de carbono en la sangre, a este intercambio de gases se le llama respiración.

Órganos del Sistema Respiratorio

Sistema Respiratorio superior:

  • Nariz: formada por cartílago. Adentro está revestida de mucosa. Calienta, humidifica y filtra el aire que entra por ella.
  • Faringe (Garganta): estructura muscular revestida de mucosa. La nasofaringe (parte de la faringe) se encarga de la respiración.

Sistema Respiratorio inferior:

  • Laringe: compuesto por 9 cartílagos y revestida de mucosa, conecta la faringe con la tráquea. Contiene las cuerdas vocales que cuando se estiran producen sonidos altos, y al relajarse sonidos bajos.
  • Tráquea: formada de 16 a 20 cartílagos en forma de «c», que están colocados uno sobre de otro. Está revestida de mucosa que protege del polvo. Se divide en dos ramales llamados bronquios.
  • Bronquios: estructuras tubulares que forman el árbol bronquial. Se dividen en ramificaciones mucho más pequeñas (bronquiolos). Estos finalizan en sacos microscópicos llamados alvéolos.
  • Pulmones: la superficie es lisa porque los envuelve la pleura. El pulmón derecho consta de tres lóbulos, y el pulmón izquierdo de dos lóbulos porque deja espacio para el corazón. Su capacidad es de 4 a 5 litros de aire.

Funcionamiento del Sistema Respiratorio

Al inhalar, el aire entra en la nariz o la boca y es transportado por la faringe, laringe y tráquea, hasta llegar a los bronquios, donde los alvéolos realizan intercambios de gases respiratorios y el oxígeno pasa a la sangre. El aire exhalado contiene menos oxígeno y más gas carbónico.

Cuidado del Sistema Respiratorio

Inspirar y espirar profundamente, es una práctica sana que provoca la renovación de aire en los pulmones.

Para aumentar la capacidad respiratoria es necesario sentarse o pararse recto.