'

Seguro que cuando te imaginas un volcán en erupción piensas en ríos de lava roja muy caliente. Pero, ¿creerías si te dijéramos que la lava también puede ser azul?

 

Sí, azul es el color de la lava del volcán Kawah Ijen ubicado en la meseta de Ijen, en Indonesia, que con sus 2,386 metros de altura se ha convertido en un popular destino turístico, y un imán para los fotógrafos de todo el mundo interesados en captar el lago de aguas ácidas y sus llamas azules que sólo pueden apreciarse por la noche.

El color se debe a que cerca del volcán hay un lago de aguas ácidas y el color de las llamas se debe a las reacciones químicas creadas por la expulsión de ácido sulfúrico. Este lago es considerado el más ácido del mundo.

 

 

Los turistas que visitan este espectacular lugar deben hacer una caminata de dos horas por la ladera del volcán rocoso, más otros 45 minutos hasta la orilla del cráter. ¿Te gustaría conocerlo?