Tierra

b0271c3f-5dec-42ba-91ac-83e441fe1f70_749_499

Mírame: traigo limpia la mirada, aquietado el tropel del pensamiento Y una melancolía fatigada de errar sin rumbo a mar, a tierra, a viento…   Retorno a tu rincón matriculado como alumno al primer día de escuela, con mis cuadernos de emoción en blanco, y la blanca ignorancia de mis pasos.   Ya destrocé, con […]

Mírame: traigo limpia la mirada,

aquietado el tropel del pensamiento

Y una melancolía fatigada

de errar sin rumbo a mar, a tierra, a viento…

 

Retorno a tu rincón matriculado

como alumno al primer día de escuela,

con mis cuadernos de emoción en blanco,

y la blanca ignorancia de mis pasos.

 

Ya destrocé, con mano cautelosa,

el calendario del pasado, y llego

así, a tu asilo, al disfrutar propicio

del día virginal de tu sosiego.

 

Seré, a tu voz tranquila, todo oídos,

a tu alma deferente todo alma,

y para saberme solo en ti, contigo,

cerraré para siempre la ventana

 

que da hacia el mar, hacia el camino, al viento,

y seré el peregrino arrepentido

que en fianza del retorno, cual cautivos

te entregue Corazón y Pensamiento!

 

-César Brañas

Comentarios: