Tecún despierta

tecun uman

Mi pequeña y amada, mi profunda tierra, joven como a tus ojos gusto, como a tu cuerpo encanto, ahora soy como el viento: no me ves pero me sientes. Mi lengua se quita sus noches de encima por ver lo que te aqueja y es cuanto me duele. Amor de pedernal sincero que te callas, […]

Mi pequeña y amada, mi profunda tierra,

joven como a tus ojos gusto,

como a tu cuerpo encanto,

ahora soy como el viento:

no me ves pero me sientes.

Mi lengua se quita sus noches de encima

por ver lo que te aqueja y es cuanto me duele.

Amor de pedernal sincero

que te callas, que no me dices nada,

me llena de vergüenza ser ceniza,

estar vivo y verte nuevamente sola.

Inútil fue venirme del templo soterrado,

con todas mis montañas a la espalda,

levantarme temprano y volver con mis guerreros,

para guiarte en un combate que nunca

nunca tuvo campo ni trinchera.

Sin embargo este cielo es nuestro cielo,

múltiple rosa que nunca se marchita,

Reflexiono. Te alzo entre mis brazos

y me siento a esperar otra alborada.

 

-Enrique Juárez Toledo

Comentarios: