¿Cómo hacen la miel las abejas?

Las abejas hacen la miel con el néctar extraído de las flores.

6-8

AÑOS
Por Gabriela Achury

Las abejas son animales muy necesarios para el mantenimiento de los ecosistemas ya que polinizan miles de flores a diario. Muchos reconocemos la importancia de las abejas y disfrutamos de la miel que producen pero ¿sabes cómo hacen la miel las abejas?

Las abejas no solo producen miel dentro de sus panales sino es un proceso que comienza con la búsqueda de flores de las cuales obtiene néctar y polen. 

 

Miel de abejas
Foto: Arwin Neil Baichoo

 

El néctar es el que posteriormente se transforma en miel y el polen sirve para polinizar otras flores; aunque también puede convertirse en alimento. El objetivo de las abejas para recolectar néctar es transformarlo en miel para que las larvas puedan obtener alimento. De la miel obtienen glucosa y del polen proteínas. 

 

Elaboración de la miel

Todas las abejas dentro de las colmenas tienen distintas funciones que al final ayudan a obtener la miel. El proceso comienza con las encargadas de recolectar el néctar y el polen. Estas abejas viajan a las flores y succionan el néctar de la flor con un órgano bucal similar a una trompa. Posteriormente, las abejas almacenan el néctar en unos sacos especiales dentro de su cuerpo que se utilizan solo para esto; aunque pueden acceder a un poco de este néctar si necesitan energía para el vuelo. 

Algo muy impresionante de las abejas y este proceso en general es que las abejas pueden cargar casi su peso en néctar o polen y aún así continuar volando. ¡Impresionante no lo crees! 

 

como hacen la miel las abejas
Foto Kianakali en Unsplash

Luego de este primer paso, las abejas recolectoras llegan a la colmena. En este momento, el néctar se traslada a las abejas obreras (quienes hacen la miel) en un proceso que va de “boca a boca”. Este proceso se repite de una abeja obrera a otra hasta que el néctar se deshidrata y se va formando la miel. Durante este proceso, las abejas también agregan al néctar unas enzimas especiales que contienen en su saliva y se forma la miel. 

Finalmente, este proceso termina cuando la miel se almacena en unas “celdas” hechas con cera y se sellan para evitar que entre aire. 

De esta forma las abejas hacen la miel que tanto ellas como nosotros consumimos y la consistencia, olor y color depende de las flores de las que se extrajo el néctar.

 

Síguenos en Facebook y descubre más datos curiosos de los animales. Síguenos en Facebook