Mayas

Cultura que surgió entre el año 300 a.c y el 900 d.c como una de las sociedades más densamente pobladas en el sureste de México, la mayor parte de Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador, cuyas innovaciones y aportes aún resuenan hoy en día.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

Cultura que surgió entre el año 300 a.c y el 900 d.c como una de las sociedades más densamente pobladas en el sureste de México, la mayor parte de Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador, cuyas innovaciones y aportes aún resuenan hoy en día.

Foto: Shutterstock

Los mayas fueron una civilización que realizó grandes descubrimientos para su época y que llena de mucha fascinación debido a su repentino término y abandono de sus grandes ciudades como Tikal sin aparente explicación. Tenían una organización social bastante estricta basada principalmente en el parentesco con clanes que se dividían en linajes o grupos de familias superiores e inferiores según  su cercanía a los antepasados fundadores. Su linaje los obligaba a contraer matrimonio dentro del mismo linaje, les forzaba a vestir de cierta forma o a realizar cierta profesión que determinaba su forma de vida.

Se regían en 3 clases sociales principales; el gobernante maya, sus familiares, funcionarios de alta jerarquía y ricos comerciantes; demás funcionarios públicos y trabajadores especializados y como base de la pirámide social los campesinos, obreros y esclavos que eran prisioneros de guerra.

Tenían un gobierno de forma descentralizada por estar divididos en estados independientes con caciques, que eran los gobernantes de los centros urbanos, encargados de realizar consejos comunales, supervisar la recolección de tributos e impartir la justicia. Estos estados independientes o ciudades-estado, a pesar de tener sistemas de agricultura similares o iguales y rendir culto a los mismos dioses, eran independientes con su propia cultura y estilo de construcción.

Su economía se basaba en la agricultura, teniendo como principal cultivo el maíz, seguido del cacao, la calabaza, papaya y aguacate, obligando a los campesinos a proveer a la familia dominante de productos agrícolas. Crearon una red mercantil que les permitía importar mercancías de lujo como jade, sal y plumas de quetzal de diversos lugares de Mesoamérica y exportar piezas artesanales y productos locales como el cacao, algodón y hule. El incremento de los intercambios causó el uso del cacao y las cuentas de jade como sistema monetario.

Foto: Shutterstock

En temas religiosos eran politeístas, designando que creían en diversos dioses que tenían un poder limitado. Sus deidades se basaban en elementos de la naturaleza como el sol, la luna y el agua que imponían castigos en las cosechas si no se realizaban ciertos sacrificios o cultos específicos. Sus divinidades se caracterizaban por tener dualidades, esto significa que dependiendo de las acciones y circunstancias en relación al hombre pueden ser considerados  buenos o malos, jóvenes o viejos y masculinos o femeninos.

Entre los mayores aportes que esta gran civilización dió al mundo actual encontramos los vestigios arqueológicos, escultóricas, artísticos, matemáticos, de ingeniería y del estudio de los astros.

Fueron una civilización científicamente bastante avanzada; crearon un calendario que les permitía no solo calcular los movimientos de planetas y eclipses con una exactitud superior, sino también mapear los siguientes 400 millones de años. Crearon dos calendarios: el tzolkin o ritual de 260 días repartidos en 13 meses de 20 días y el haab o solar, que constaba de 18 meses o “tunes” de 20 días cada uno y un extra de 5 días aciagos que resultaba en un calendario tan exacto que suma un total de 365.2420 días que se compara con el actual que suma 365.2422 días al año.

Crearon un sistema numérico basado en el 20 que les permitía realizar sumas de millones al igual que comprender el concepto del cero antes que otras culturas; este sistema se basaba en la combinación de puntos que significaban 1 y barras que eran iguales a 5.

De igual manera resaltaron gracias a su sistema de escritura que está compuesto por más de 700 signos distribuidos en estelas de piedra, códices y cerámicas que no ha terminado de ser descifrado. Finalmente su impacto arquitectónico no solo se basó en la construcción de grandes pirámides escalonadas o de la planeación de ciudades sino también en los avances de ingeniería implementados que consideraban el esfuerzo y desgaste que implicaba colocar una piedra sobre otra al igual que el concepto de las bóvedas falsas.

En resumen, la civilización que en algún momento hábito el territorio de Guatemala es una de las más grandes y avanzadas del mundo antiguo a la cual se le debe de dar la importancia que merece.

Foto: Pixabay