Brújula

De toda la necesidad de ubicarnos como seres humanos en este mundo y aprovechando los recursos naturales que nos da la tierra para ubicarnos surge un instrumento que permite a una persona guiarse sin necesidad de mapas o electricidad, esta es la brújula.

8-10

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

Las brújulas sirven para ubicarse según la dirección deseada: norte, sur, este u oeste aprovechando los recursos naturales de la tierra. Es una forma práctica de encontrar una ruta sin la necesidad de un mapa o de un dispositivo electrónico, pero ¿cómo funcionan?

 

Este es un instrumento de navegación creado para ayudar a especificar la posición, rumbo y velocidad de los barcos. Es un invento chino del siglo lX aproximadamente, pero se cree comenzó a utilizarse en el siglo Xl en Europa. Este instrumento es una aguja que contienen un imán que gira sobre sí mismo y siempre apunta al norte, debido a que este polo (o norte geográfico) actúa como un imán natural muy potente.

 

La estructura de la brújula sufrió varios cambios a través de los años hasta llegar a lo que es hoy. Al inicio, esta era una aguja flotando sobre agua, pero tenía defectos; debido al movimiento constante del barco, los resultados no eran totalmente efectivos. Por lo mismo, se modificó para ser una “brújula seca” en donde la aguja colgaba de un eje que le permitía girar de forma libre . Debajo de esta se pintaba una rosa de los vientos (el dibujo común de las brújulas que señala las direcciones) para poder observar a dónde se dirigía.

 

Finalmente una de las últimas y más útiles mejoras fue dejar la aguja suspendida, pero en el compartimiento donde esta se encontraba se añadía un líquido espeso como el aceite.

 

El nombre “brújula” viene erróneamente de la creencia que la orientación de la aguja era causada por la brujería, lo cual fue desmentido posteriormente con el descubrimiento del magnetismo natural de los polos.

Foto: Pixabay