Conflicto Armado en Nicaragua

Al igual que muchos países de la región, Nicaragua sufrió de intensos ataques violentos por de la imposición de regímenes militares y políticos de extrema que llegaron a convertirse en ideologías fácilmente expandibles por la pobreza de los habitantes, la poca educación y la ausencia de industria y tecnología dejando un rastro de entre 40,000 y 65,000 muertes a causa del conflicto en un periodo de 43 años.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

Al igual que muchos países de la región, Nicaragua sufrió de intensos ataques violentos por de la imposición de regímenes militares y políticos de extrema que llegaron a convertirse en ideologías fácilmente expandibles por la pobreza de los habitantes, la poca educación y la ausencia de industria y tecnología dejando un rastro de entre 40,000 y 65,000 muertes a causa del conflicto en un periodo de 43 años.

 

El pueblo nicaragüense sufrió bajo el gobierno corrupto de la dinastía Somoza desde prácticamente inicios de siglo (alcanzando el punto más crítico en los años 50) hasta 1979 gracias a que esta “dinastía” contaba con el apoyo de los Estados unidos, quienes manejaban y mantenían al país sin infraestructura, con niveles bajos de educación, empleo e inclusión para manejar sus recursos en beneficio de poderes extranjeros.

Esta situación vivida causa inconformidad en un gran grupo de la población y lleva a la formación de una guerrilla conocida como Los Sandinistas, que buscan un cambio en el país y reemplazar a las élites de poder con apoyo económico y de armamento por la URSS y Cuba, lo que preocupa a los Estados Unidos causando la formación militar y el armamento de un grupo llamado “Contras” para buscar neutralizar a los Sandinistas promoviendo un conflicto sangriento que dura hasta casi finales del siglo.

 

El ejército Sandinista rápidamente ganó popularidad prometiendo elecciones democráticas, pluralismo político y economía mixta, y debido a diversos actos de violencia finalmente el 17 de julio de 1979, Somoza, sale del país quedando a cargo un gobierno provisional que incluía miembros Sandinistas. En 1984 Daniel Ortega, es elegido como presidente constitucional e inicia a dictar reformas agrarias, nacionalizar bancos y emprender obras de infraestructura.

Nicaragua inicia un proceso de fin de conflicto con los Acuerdos de Esquipulas en 1986 que permite a los países centroamericanos iniciar una serie de acciones para abordar problemas nacionales y regionales, aunque todavía continúan enfrentamientos entre Contras y Sandinistas por un tiempo, terminando con la decisión de elecciones democráticas por el presidente de la república nicaragüense.

Foto: Archivo

En  1990 finalmente se realizan elecciones democráticas ganando Violeta Barrios de Chamorro sobre Daniel Ortega (quien es hasta el día de hoy el líder de los Sandinistas y quien ha pasado más años al frente del gobierno) dando de esa forma fin oficial a la revolución Sandinista.

Este conflicto, sin embargo, se considera todavía existente, ya que Daniel Ortega vuelve al poder desde 2006 y es duramente acusado de compartir similitudes con las tácticas aplicadas por Somoza manipulando medios y reprimiendo cualquier movimiento contrario a sus opiniones, lo que ha hecho que el país se suma en altos niveles de pobreza y conflictos.