?>

Conflicto Armado en Perú

La lucha sucedida en Perú fue desde el inicio una lucha de clases por la tierra, donde indígenas sufrían de diversas clases de abuso y represión por las élites.

Avanzado

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

La lucha sucedida en Perú fue desde el inicio una lucha de clases por la tierra, donde indígenas sufrían de diversas clases de abuso y represión por las élites.

La lucha por tierra en este territorio tuvo su inicio en la década de los 70 con el surgimiento de diversos grupos insurgentes como “Sendero Luminoso” y “Movimiento Revolucionario Tupac Amarú”, que luchaban contra la acumulación de la tierra en manos de pocos y la dominación militar, que tuvo el poder de la presidencia como resultado de un Golpe de Estado hasta las elecciones populares de 1979.

 

A pesar de haber “devuelto el poder”, el Ejército continuaba al mando, y declaró en 1980 al grupo Sendero Luminoso como enemigo del Estado, iniciando una lucha que duraría 20 años. Esta lucha creó diversos ambientes de violencia en la población y se dió la creación de zonas de emergencia donde se reemplazaba el poder civil por el militar, dando paso a  diversos abusos de autoridad. En el país también se dió la creación de “rondas campesinas” que eran grupos armados de pobladores que eran obligados a luchar contra los grupos insurgentes.

Durante esta época de terror en Perú la población rural se vio severamente afectada al no respetarse sus derechos y siendo puestos como blanco de varios atentados terroristas, donde miles fueron ejecutados de forma extrajudicial, asesinados y desaparecidos.

Este conflicto armado vio su fin cuando se lograron desmantelar de forma violenta los grupos insurgentes y se forzó la salida del presidente Alberto Fujimori en 1990 como resultado de presiones nacionales e internacionales por la violación de los derechos humanos en el territorio.

Foto: A Fojas Cero

 

Posterior a la salida de Fujimori, el gobierno sustituto creó “La Comisión de la Verdad”, buscando la reparación y justicia en el país con la investigación de las violaciones causadas a los derechos humanos por los grupos insurgentes, entes estatales y paraestatales.