Simón Bolívar

Más conocido como el "Libertador de América", Simón Bolívar fue un político y militar de origen venezolano que luchó por más de 20 años para liberar los territorios de América del Sur de la opresión española.

8-10

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

Conocido como “El libertador de América”, Simón Bolívar es considerado uno de los personajes más importantes en la búsqueda de libertad de los territorios americanos.

Antes de hablar de su gran papel como libertador debemos conocer un poco de su historia para comprender qué lo llevó a actuar de esa forma y que, como todos, solo era un ser humano.

 

Sus inicios

Su nombre completo es Simón Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Ponte Palacios y Blanco y nació un 24 de julio de 1783 en la Ciudad de Caracas en el territorio que hoy es Venezuela.

Provenía de una familia muy poderosa durante el periodo colonial ya que sus padres eran criollos descendientes de los fundadores de la ciudad, manteniendo el poder por casi dos siglos. A pesar de esto, a los tres años queda huérfano de padre y a los nueve de madre, por lo que se cría con su abuelo Feliciano Palacios.

 

Foto: Shutterstock

Esta situación y su carácter rebelde causó que fuera un jóven muy desobediente y que a los doce años escapara de la casa de su tutor a la de su hermana.

Debido a disputas judiciales por la herencia familiar, prontamente fue llevado a vivir con su maestro Simón Rodríguez, quien comprendió verdaderamente la curiosidad del joven Bolívar y su necesidad por afecto, desarrollando un modelo pedagógico específico para el.

La muerte de su abuelo lo llevó a vivir y estudiar en Madrid en 1799, donde aprendió lenguas extranjeras, danza, matemáticas, equitación e historia.

 

Viviendo en Madrid se enamoró de María Teresa Rodríguez del Toro, con quien se casó en 1802 y regresó a Venezuela. Lamentablemente, su esposa no pudo soportar el clima del país y murió de fiebre ocho meses después de su llegada al país.

 

Un destino diferente

Con la muerte de su esposa, Bolívar vuelve a España, aunque no logra permanecer mucho tiempo por el dolor que le provocaba y se mueve a París, donde se acaba gran parte de su fortuna.

Estando en esta ciudad, se reencuentra con su maestro de la infancia, Simón Rodríguez quien lo anima a retomar su vida y estudiar obras literarias importantes de la época de Montesquieu, Rousseau, Voltaire y otros, y comienzan un recorrido por Italia buscando que Bolívar recupere su estabilidad emocional.

Durante este viaje se cree que suceden dos momentos muy importantes que forjaron la personalidad posterior del libertador: observa de cerca a Napoleón Bonaparte (su héroe admirado) y el juramento del Monte Sacro, un relato de Rodríguez donde menciona que Bolívar se arrodilló en Roma y proclamó “No daré descanso a mi brazo ni a mi espada hasta el día en que hayamos roto las cadenas del dominio español que nos oprime”.

 

20 años de luchas

Luego de este suceso Bolívar inicia una serie de acontecimientos militares y políticos que llevan a los proceso de independencia de muchos países de América del Sur.

Al regresar a Venezuela participa en la independencia de este territorio, la cual no duró más de dos años, aunque eso no le impide continuar con su búsqueda de libertad e ideal de crear una gran nación americana unificada.

Foto: Pixabay

 

Bolívar lidera diversos ataques militares con un grupo de libertadores comenzando con establecerse en Cartagena y soñando con un nuevo estado llamado Colombia que incluiría los territorios de Colombia, Venezuela, Ecuador y Perú.

Aunque por varios años sus acciones dieron frutos positivos y logró la libertad de los territorios, este proceso lo llevó a reubicarse varias veces de país y escapar de intentos de asesinato, grandes ejércitos y traiciones.

 

Simón Bolívar junto a su amigo José de Sucre lograron liberar poco a poco los territorios sudamericanos, comenzando con la libertad definitiva del territorio de Colombia en 1819  y siendo el último liberar, Ecuador en 1822.

A pesar de todo esto, el sueño de unir los territorios americanos y crear la Gran Colombia con lo que hoy es Venezuela, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Bolivia fue aplastado y poco a poco él fue desplazado por gobiernos independientes de cada uno de estos países que no deseaban unificarse bajo un mismo mando, fue traicionado por sus antiguos compañeros de lucha.

 

Sus últimos días

Finalmente, después de las disputas entre los gobernadores y las fuerzas del pueblo, Bolívar renuncia al mando de la Gran Colombia el 27 de abril de 1830 y comienza un viaje camino a Europa, aunque en el camino se entera del asesinato de uno de sus amigos de lucha, Sucre.

Poco después y antes de abandonar el territorio de Santa Marta, el gobierno de Bogotá emite un decreto desterrandolo del territorio. Finalmente, Simón Bolívar muere de tuberculosis y fiebre tifoidea el 17 de diciembre de 1830 a sus 47 años.