Independencia de Brasil

Las independencias surgidas en todo el territorio Americano tienen una lucha común, liberarse de la opresión de las coronas europeas y lograr dar más poder a los criollos que eran superados por los peninsulares.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

Las independencias surgidas en todo el territorio Americano tienen una lucha común, liberarse de la opresión de las coronas europeas y lograr dar más poder a los criollos que eran superados por los peninsulares.

Estas luchas por la libertad del continente surgieron de forma similar en el mismo periodo de tiempo, siendo la mayor parte de colonias presentes en América propiedad de España, aunque existió una muy distinta e importante, la brasileña.

El territorio que hoy ocupa Brasil era parte de la corona portuguesa según lo acordado en el tratado de Tordesillas firmado entre España y Portugal y fue una colonia que prosperó rápido y logró dar grandes riquezas a la corona portuguesa e inglesa (por medio del contrabando mayoritariamente) , con las grandes plantaciones de azúcar y yacimientos de oro y diamantes.

 

El proceso de independencia de una de las colonias más importantes de Portugal tiene como inicio la invasión Napoleónica a sus tierras europeas en 1807. Napoleón, a través de su ataque e invasión, obligó a que tanto la familia real como la corte huyeran a Brasil bajo el mandato del Rey Joao. Durante este exilio, el rey tuvo mayor control de la población y de las riquezas obtenidas de su territorio, por lo que, a pesar de la derrota de Napoleón en la batalla de Waterloo en 1815, el rey permaneció en Brasil por varios años hasta que en 1820 los portugueses exigieron el retorno del monarca.

Joao retornó a Portugal en 1821, aunque dejó a su hijo, el príncipe Pedro a cargo de la colonia por el temor a lucha de independencia como estaba sucediendo en el resto de América con las colonias españolas. Durante este periodo también se dió la organización de criollos brasileños bajo la idea que eran culturalmente distintos a los portugueses y formaron un partido brasileño a través del cual, plantearon al príncipe Pedro la idea de ser rey de Brasil, una nación independiente, diversa y rica.

Foto: Pixabay

 

En 1822 los criollos lograron convencer al príncipe Pedro de sus ideas revolucionarias, y este declaró a Brasil como una monarquía constitucional independiente con él como su rey el 7 de septiembre del mismo año; alcanzando una independencia mucho más pacífica que en el resto de América manteniendo la jerarquía social existente, cosa que explica por qué hasta en 1888 se logra la abolición de la esclavitud en esta nación.

Pedro abdicó al trono en 1832 viajando a Portugal para reclamar su título como Rey de Portugal cuando el Rey Joao falleció, dejando a su hijo como Emperador de Brasil.