La Gran Colombia

La época de la colonia en América y de los Virreinatos establecidos, fue particularmente dura para las nuevas clases sociales formadas de las interacciones entre españoles, indios nativos y esclavos africanos, debido a exclusiones o tratos injustos que llevaron a los criollos, principalmente, a extremos en donde tuvieron que luchar por ser escuchados.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

La época de la colonia en América y de los Virreinatos establecidos, fue particularmente dura para las nuevas clases sociales formadas de las interacciones entre españoles, indios nativos y esclavos africanos, debido a exclusiones o tratos injustos que llevaron a los criollos, principalmente, a extremos en donde tuvieron que luchar por ser escuchados.

 

En esta situación tensa que se manejaba en la colonia en el Virreinato de la Nueva Granada, que incluye lo que hoy es Venezuela y los departamentos colombianos de Quito y Cundinamarca, se dio una serie de sucesos que llevaron al pueblo criollo a liberarse finalmente de España y tomar el control de su territorio.

En 1781, el rey de España decide aumentar los impuestos a todo, incluidos productos importados y productos locales, lo que molestó a muchos, pero sobre todo a una santanderiana llamada Manuela Beltrán, quien leyó y rompió el edicto donde decía que los impuestos aumentaban frente al resto del pueblo causando diversidad de revueltas y logrando reunir un ejército de aproximadamente 20,000 personas denominados “los comuneros”.

El futuro Virrey negoció con los comuneros y firmó las capitulaciones de Zipaquirá para buscar calmar al pueblo; aunque menos de un año después, los lideres comuneros fueron ejecutados.

 

Con la influencia de la ilustración y el apoyo de personajes como Nariño, Von Humboldt, Caldas y Mutis estas ideas fueron difundidas entre los criollos de América y sumado al movimiento Napoleónico sucedido en Europa que terminó por encarcelar al heredero verdadero del trono, los criollos vieron la oportunidad de reclamar sus derechos abriendo paso a otros sucesos de lucha.

El 20 de julio de 1820, sabiendo que llegaba Antonio de Villavicencio, un delegado de la junta gubernativa de Sevilla, a Santa Fé a pedir que los criollos aceptaran la autoridad de la  junta española, un grupo de criollos se dirigieron a la tienda de José González Llorente a prestarle un florero para supuestamente recibir al español buscando darle al pueblo una razón para pelear.

Foto: Socialhizo

Se dice que Llorente no quiso prestar el florero por ser criollos quienes lo solicitaban, encontrando la excusa perfecta para alborotar al resto de criollos quienes lograron con este revuelto organizar un cabildo abierto y constituir la Junta Suprema del Nuevo Reino de Granada mediante el acta de independencia, luchando por 9 años más y finalizando la independencia con la batalla de Boyacá el 7 de agosto de 1819.

La corona española intentó recuperar las tierras americanas luego del derrocamiento de Napoleón, llegando a  luchar en un momento donde los criollos estaban divididos entre realistas y libertadores. Los libertadores tuvieron que huir y refugiarse de los españoles y realistas cuando apareció un personaje clave que lucharía por liberar el territorio de los realistas; este personaje era Simón Bolívar, quien desde febrero de 1819 dio por iniciada la reconquista del territorio al que llamarían la “Gran Colombia” o “La República”, del cual luego fue nombrado presidente por el Congreso de Cúcuta con Antonio Nariño como vicepresidente.

Foto: Pixabay

 

El libertador, como se le conoció posteriormente a Bolívar, luego de su nombramiento como presidente y de la batalla final del puente de Boyacá, se dedicó por 4 años a la independencia de Ecuador y Perú, para regresar a Colombia en 1828 aunque ahora como un dictador realizando muchos cambios en la forma de gobierno, siendo uno de ellos eliminar el cargo de vicepresidente.

En 1830, con la disolución de la Gran Colombia para formar Nueva Granada, Venezuela y Ecuador, Bolívar terminó por renunciar a su cargo.