La conversión de San Pablo

San Pablo es uno de los personajes más importantes del Nuevo Testamento y uno de los mayores difusores del cristianismo durante el primer siglo. Este personaje es considerado la primera gran conversión al cristianismo ya que San Pablo, Saulo, como era conocido antes fue un ciudadano romano nacido en Tarso que perseguía y encarcelaba cristianos.

6-8

AÑOS
Por Redacción Educativa

 

San Pablo es uno de los personajes más importantes del Nuevo Testamento y uno de los mayores difusores del cristianismo durante el primer siglo. Este personaje es considerado la primera gran conversión al cristianismo ya que San Pablo, Saulo, como era conocido antes fue un ciudadano romano nacido en Tarso que perseguía y encarcelaba cristianos.

Según los relatos del libro Hechos de los Apóstoles y las cartas escritas por Pablo, Jesús se le apareció mientras se dirigía a Damasco y lo convirtió al cristianismo, volviéndose desde ese momento en defensor de la causa de Jesús y de las comunidades cristianas presentes en el Imperio romano.

 

Pablo llegó a ser uno de los predicadores principales de la fe cristiana, lo que causó que lo persiguieran y posteriormente decapitaran en Roma. La Iglesia Católica y sus seguidores conmemoran su conversión el 25 de enero como un hecho muy importante para el esparcimiento de la fe cristiana en el mundo, por lo que varios religiosos españoles lo tomaron como ejemplo para iniciar la misión evangelizadora en el nuevo continente.

Debido a la constante exposición de la figura de San Pablo, el perseguidor de cristianos vuelto cristiano, muchos indígenas lo tomaron como su santo patrono e iniciaron a celebrar fiestas en su honor con danzas, cantos, pirotecnia y representaciones.

 

A pesar de que se celebran diversas fiestas en honor a San Pablo en varios pueblos de la nación, existe una en específico que tiene importancia cultural superior por representar de forma viva y única la mezcla entre la cultura española y la indígena. Esta celebraci, conocida como Rabinal Achí, es celebrada en Baja Verapaz cada 25 de enero y en 2005 fue nombrada por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Es una fiesta con actividades populares de feria pero con la realización de rituales distintivos que incluyen danzas y la representación de la historia del pueblo de rabinal y temas populares y políticos presentados frente a la iglesia. Esta tradición prehispánica tiene su origen en el siglo XV y mezcla de forma correcta la religiosidad, cultura, venta de tejidos y artesanías en varios días de fiesta en honor a San Pablo realizando procesiones, bailes, misa y velación de máscaras a través de un ritual de purificación.

Esta fiesta busca crear un contacto entre vivos y muertos para preservar el patrimonio del pasado y la visión del futuro ya que consideran que un día se reunirán con sus antepasados.

 

Foto: Archivo
Foto: Archivo
Foto: Archivo