Perfil ambiental de Guatemala

El Perfil Ambiental de Guatemala nos permite conocer el estado y uso de los recursos en el país para poder tomar las mejores decisiones respecto el cuidado del medio ambiente.

10-12

AÑOS
Por Sheily Alfaro y Gabriela Achury

 

Guatemala, un país rico en diversidad natural reflejada en sus ambientes, climas, flora, fauna y claro, pueblos. Toda esta diversidad debe ser estudiada correctamente para poder darle el cuidado que merece y que todas las generaciones conozcan el “país de la eterna primavera”.

 

Para poder llegar al cuidado del país y sus recursos, debemos investigar y educar a los ciudadanos, generando un sentimiento de responsabilidad en todos.

 

Buscando lograr este objetivo, en 2006, diversas instituciones públicas y privadas se unieron para crear el “Perfil Ambiental de Guatemala”. 

Te preguntarás ¿qué es un perfil ambiental?. Este es el conjunto de información sobre el estado del medio ambiente de un territorio y cómo se relaciona con las actividades que se realizan usando recursos naturales. Por ejemplo el uso de los suelos para la agricultura; los mares, ríos y lagos para la pesca y los bosques para la madera.

Este sirve como base para tomar decisiones relacionadas al ambiente o un recurso específico creando leyes y políticas que cuiden los recursos y guien la forma de usarlos.

Este perfil ambiental brindó mucha información respecto a cómo es Guatemala.

 

Foto: Pixabay

Y ¿cómo es?

Guatemala tiene una extensión territorial de 108,890 km2 distribuidos en 22 departamentos con presencia de 25 grupos étnicos.

Debido a la geografía del país tenemos diversidad de climas que hacen que se tenga una gran variedad de especies en un espacio pequeño.

 

El “capital” de Guatemala son sus recursos naturales, ya que con ellos puede producir y comercializar con otros países. Pero ¿que está pasando en Guatemala con su capital natural? 

Debido al crecimiento de la población y sus necesidades de agua, comida y casa, los recursos se están “sobreexplotando”, esto quiere decir que se están llevando a extremos donde ya no los podremos usar más.

 

Un ejemplo es lo ocurrido con los bosques. Según el estudio, en 2006 se talaban áreas equivalentes a 11 campos de fútbol por hora todos los días en Guatemala. ¡Esto es alarmante! Imagina todas las especies que se quedan sin hogar a diario porque sus hábitats se destruyen.

 

Y no solo se queda ahí, esta tala de bosques también causa que, cuando caiga lluvia, los suelos se “laven”, lo que provoca erosión y hace que el suelo ya no esté en buenas condiciones para construir o plantar, mucho menos vivir.

Otro de los descubrimientos del estudio es que hay mucho terreno con “monocultivo” (solo se siembra una planta) causando que en ese espacio solo viva un tipo de animal y que la fauna y flora que antes habitaba en ese espacio se pierda.

 

Foto: Pixabay

Pero no solo el suelo está siendo explotado, otros recursos como el agua y las especies que viven en los mares y ríos también se están agotando. Por ejemplo los peces y tortugas marinas. Estas especies son capturadas para venta y consumo en grandes cantidades, evitando que el ciclo de vida natural continúe y que las especies puedan reproducirse, terminando por llevar a la extinción a muchas de ellas.

 

Estos datos deben servir para que cada uno se pregunte ¿y yo cómo manejo estos recursos? Y analizar a profundidad nuestras decisiones ya que, de seguir así, Guatemala se quedará sin los recursos que la distinguen en el mundo y dejaremos de ser el país de la eterna primavera.