Simón Bolívar y las batallas por la independencia

Simón Bolívar, el Libertador de América se enfrentó a muchas luchas y complicaciones por cumplir su sueño de finalmente terminar con el dominio y opresión española, y aunque no logró unificar todo el territorio americano, logró grandes victorias.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

El libertador de América se vio envuelto en muchas peleas y batallas durante los 20 años en los que se dedicó a actividades militares y políticas que terminaron liberando a muchos territorios suramericanos.

¿Cómo inició todo?

Mientras Simón Bolívar recorría Italia junto a su maestro de la infancia, se dieron dos momentos que determinaron su caminar posterior: el momento en el que pudo observar de cerca a Napoleón en Milán, y el Juramento del Monte Sacro.

Decidido a hacer un cambio en América, Bolívar terminó de ser inspirado por la invasión de Francisco de Miranda en 1806 en la costa Venezolana, y aunque está falló, Bolívar regresa a América más decidido que nunca.

Su camino para convertirse en el “libertador” continúa luego que Napoleón invade España y coloca a su hermano en el trono, acción que genera mucho descontento en las colonias americanas y lleva a la firma del Acta de la Independencia de Venezuela en 1811.

En ese momento, Bolívar inicia su vida pública desde la Sociedad Patriótica de Caracas y es luego integrado como coronel en el ejército de Francisco de Miranda que estaba designado a defender la nueva república de un posible contraataque español.

 

El primer fracaso

Foto: Historia-biografia

Desafortunadamente, esta Primera República únicamente duró dos años ya que el ejército español estaba mejor preparado y recuperaron de forma pronta el poder.

Miranda, el comandante, negoció la rendición con los españoles buscando evitar derramar sangre de forma innecesaria, aunque esto fue visto como una traición por Bolívar y otros integrantes del ejército, que terminaron entregando a Miranda para que muriera en prisión.

Esta primera derrota le enseñó a Bolívar que el liderazgo lo es todo para lograr una verdadera victoria.

 

La lucha continúa

Después de esta primera derrota, Bolívar continúa con más empeño en la búsqueda de la independencia. En 1812, escapa a Curazao y luego se establece en Cartagena de Indias con la idea de liberar este territorio conocido como “Nueva Granada” al mismo tiempo que Venezuela y formar un nuevo país llamado “Colombia”.

Bolívar realiza una hazaña militar conocida como “la campaña admirable”, logrando tras diversos movimientos y guerras, la victoria y liberación de Caracas en 1813, formando la Segunda República venezolana. En este momento obtiene el título de libertador y capitán general, encargado de imponer su autoridad y defender la nueva patria de los llaneros, unos guerrilleros enemigos de la independencia y el ejército español.

Finalmente, este segundo intento de independencia termina mal para Bolívar, que se ve obligado a emigrar al oriente del país para luego viajar a Bogotá, Cartagena y Haití donde continuó como jefe supremo del ejército y buscó continuar con la lucha.

 

Liberación de la Nueva Granada

A pesar de continuar buscando la liberación de Venezuela de los españoles, Bolívar se enfocó primero en liberar otros territorios antes de intentar de nuevo con su patria.

La Liberación de la Nueva Granada, fue una campaña que comenzó con un ejército de 3,000 hombres buscando sorprender al ejército español en el territorio que hoy es Colombia, dando paso a la conocida como “Batalla de Boyacá”

 

La Batalla de Boyacá

Uno de los combates más grandes del territorio colombiano fue el que dio paso a su independencia definitiva y fue liderada por Bolívar, un venezolano que soñaba con liberar y unificar los territorios de América.

Foto: Shutterstock

Esta batalla se dio el 7 de agosto de 1819, dando fin a las luchas de poder en el territorio y terminó por dar la independencia definitiva que comenzó el 20 de julio de 1810.

El camino a esta batalla final llevó otras batallas donde el ejército libertador de Bolívar resultó ganador, entre ellas los combates de Gámeza el 11 de julio de 1819 y el combate en el Pantano de Vargas el 25 de julio.

La Campaña Libertadora de Bolívar junto con Francisco de Paula Santander y José Antonio Anzoátegui, logró después de 77 días tomar por sorpresa al ejército opositor al mando de José María Barreiro. Este combate duró casi seis horas en el territorio circundante del Puente de Boyacá en Tunja a casi 100 kilómetros de Bogotá y finalizó con la victoria de los libertadores y la derrota de los españoles que fueron tomados como prisioneros.

 

Esta batalla, una de las más importantes lideradas por Bolívar y de gran importancia histórica para el territorio colombiano influyó en otras victorias como la de Carabobo en Venezuela, Pichincha en Ecuador y Junín y Ayuacucho en Perú, y aunque, Bolívar no logró cumplir su sueño de unificar los territorios de América bajo la Gran Colombia, su esfuerzo y perseverancia llevó a liberar a los americanos de la opresión española.

Debido a estas batallas, otras más pequeñas y su ánimo incesante por conseguir la independencia de los españoles, Simón Bolívar es reconocido como el Libertador de América.