Gobierno de Jacobo Árbenz Guzmán

El 15 de marzo de 1951, mediante el segundo, y último proceso verdaderamente democrático por una gran cantidad de años, se elige a Jacobo Árbenz Guzmán como presidente de Guatemala.

10-12

AÑOS
Por Gabriela Achury

 

El 15 de marzo de 1951, mediante el segundo, y último proceso verdaderamente democrático por una gran cantidad de años, se elige a Jacobo Árbenz Guzmán como presidente de Guatemala.

Árbenz, uno de los impulsores de la revolución de 1944 y posteriormente miembro de la Junta Revolucionaria de Gobierno había logrado cierto nivel de popularidad con el pueblo guatemalteco por ser fiel defensor de los derechos de los pueblos y por sus propuestas de reforma agraria hechas durante su periodo de campaña. Guatemala, un país que comenzaba a recuperarse de todo el daño social y económico causado por los antiguos regímenes dictatoriales que habían sumergido al país en deudas y en opresión campesina, veía en Árbenz la oportunidad de recuperarse completamente y ser un país próspero, seguro e innovador.

Foto: Archivo

 

 

Estando Árbenz en el poder, inició a promover leyes a favor de la modernización capitalista y la búsqueda de un país independiente basado en propuestas democráticas; promueve una Guatemala más industrializada y comienza a realizar obras en diversos sectores del país, incluidos:

 

 

  • Construcción de la carretera al Atlántico
  • Buscar la nacionalización de la empresa eléctrica
  • Continuar con las reformas educativas logrando la creación de más Escuelas Normales Rurales
  • Promover programas de alfabetización.
  • Creación del código de trabajo
  • Realizar mejoras salariales
  • Establecer la doble jornada en establecimientos públicos y la creación de la escuela nocturna

 

Durante este corto gobierno que vio su fin trágico en 1954 Árbenz buscó una modernización capitalista y un país independiente basado en propuestas democráticas alcanzando uno de sus logros más grandes con la Reforma Agraria que buscaba la redistribución de tierras que no estaban siendo labradas en el país y darlas a los campesinos para cultivar ya que, en esa época, el 76% de los habitantes poseían únicamente el 10% de la tierra mientras el 2,2% poseían 70% aunque la mayoría no estaban trabajadas.

Árbenz inicia un proceso por el cual expropia (quita) tierras a compañías extranjeras, siendo la más afectada la United Fruit Company mientras se dan créditos para la producción y capacitación logrando tener una revolución apoyada por estudiantes, maestros, campesinos y hasta políticos y militares que buscaba dejar atrás las desigualdades sociales, acción muy bien vista dentro del territorio Guatemalteco pero no en territorio exterior.

Foto: Archivo

 

La expropiación de tierras de la UFCO causó diferentes conflictos de intereses en los Estados Unidos, por lo que se comenzó una conspiración y una campaña venida desde el territorio norteamericano liderado por la CIA que buscaba desprestigiar al presidente y tachar su gobierno de socialista / comunista. Esta acusación causó mucho impacto por la situación mundial que se vivía contra los pensamientos comunistas por encontrarse a media Guerra Fria, con lo que la CIA, junto con apoyo de la clase social alta en Guatemala, dió un Golpe de Estado el 18 de junio de 1954 dejando al general Carlos Castillo Armas al mando de Guatemala, un general cuidadosamente seleccionado que serviría de agente que cumpliera y protegiera los deseos del gobierno estadounidense.